El PSOE emerge a costa del varapalo al PP en Málaga

Los socialistas son los más votados, pero reciben un serio aviso de su electorado al perder más de 50.000 sufragios, mientras que los populares pierden en la capital y en los grandes municipios y ceden espacio en sus feudos tradicionales del litoral

ANTONIO MONTILLAMálaga
El PSOE emerge a costa del varapalo al PP en Málaga

Un bipartidismo en franco retroceso con una fuerte sangría de votos y donde el PSOE emerge a costa del varapalo que sufre el PP y que le hace perder su supremacía electoral los últimos años en Málaga; el ascenso de IUy UPyD; la fuerte irrupción de Podemos en el escenario político malagueño; y una alta abstención. Esa es la radiografía que deja en la provincia el resultado de los comicios europeos celebrados ayer y que dibujan una nueva etapa política con el horizonte de las municipales a un año vista.

Las elecciones continentales registraron un incremento de la participación de dos puntos y medio respecto a 2009. Pese a esa subida en el número de malagueños que acudieron a las urnas, la abstención se situó en el 58,1% una de las más altas de la serie histórica y que a tenor de los datos se deduce que una gran parte de votantes populares, en esta ocasión, se han quedado en casa en lo que puede interpretarse como un toque de atención de sus votantes a ciertas políticas del PP en el Gobierno o en algunos de los ayuntamientos donde gobiernan.

Hace cinco años, socialistas y populares lograron en la provincia el 87,41% de los votos, en esta ocasión consiguen el 55,66%. En el camino se han dejado un 31% de los sufragios, un llamativo dato que evidencia el castigo que los malagueños han dado a los dos grandes partidos.

El PSOE logra por primera vez una victoria en la provincia en unas elecciones tras las derrotas en las municipales y generales de 2011 y las autonómicas de 2012. En el cómputo total los socialistas sacaron a los populares algo más de 21.000 votos de diferencia. A pesar de ellos los socialistas reciben un serio aviso de sus votantes, ya que, respecto a 2009, han perdido 51.000 sufragios.

El partido de Miguel Ángel Heredia que anoche aparecía como uno de los grandes triunfadores de la jornada electoral consiguió la victoria en la capital con el 99,18% de los votos escrutados por 587 sufragios.Los socialistas también vencieron en las otras dos grandes ciudades de la provincia por número de población, Marbella (por un centenar de votos) y Vélez-Málaga; así como en Estepona. En el litoral, tradicional punto flaco de los socialistas, recortaron las diferencias con el PPy ganaron en localidades del interior como Ronda, Antequera o Coín.

La moderada satisfacción del PSOE contrastó con la seria preocupación que los resultados dejaron en el PP de Málaga. El partido de Elías Bendodo sufrió un fuerte batacazo en la provincia perdiendo no sólo en los pequeños y medianos municipios del interior donde históricamente ha tenido su punto débil, sino también en sus feudos tradicionales de la costa y la capital. En total se dejaron en el camino más de 71.000 votos.

Unos datos que, aunque no son extrapolables a otro tipo de comicios como las municipales, sí marcan tendencias. Cabe recordar que dentro de justo un año se celebrarán elecciones locales. En este sentido, los electores han dado un serio toque de atención en la capital, donde los populares pierden frente a los socialistas. Entre los factores que podrían explicar este hecho se sitúan medidas recientes adoptadas por el alcalde, Francisco de la Torre, como el nuevo sistema tarifario del agua.

Al alza y la sorpresa

En este escenario, IU continúa su ascenso y se asienta como tercera fuerza política de la provincia. Una subida que se ha podido ver en cierta media frenada por la irrupción de Podemos, una joven formación enmarcada en el mismo espectro ideológico que Izquierda Unida y con un discurso en grandes líneas coincidentes.

El partido de Pablo Iglesias fue la gran sorpresa de las elecciones europeas en Málaga al atraer a un 7,3% de los votantes en su primera concurrencia a las urnas y sus resultados hacen que sea una opción a tener en cuenta cara a futuras citas electorales, especialmente en los núcleos urbanos, donde ha logrado sus mejores datos.

También consolidó su puesto como cuarta fuerza política de la provincia UPyD, que logró casi 30.000 votos más que en las elecciones europeas de 2009. En algunos municipios como Alhaurín de la Torre fueron el tercer partido más votado por delante de IU.

Respecto a otras nuevas formaciones, Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, quedó en sexto lugar, seguido de Vox, la formación de derechas de Alejo Vidal-Quadras. Los comicios europeos volvieron a dejar patente la caída del Partido Andalucista, que aunque mejoró los resultados respecto a 2009, queda como novena fuerza política.