Así será el Gran Hotel Miramar Málaga

Tendrá 196 habitaciones, 11 suites con estancias familiares, guardería, capacidad en el edificio para eventos de hasta 1.000 personas, spa, piscina climatizada y otra exterior y aparcamiento con 109 plazas

PILAR MARTÍNEZMÁLAGA
Recreación. Vista de cómo quedarán los jardines de la parte trasera del hotel Miramar./
Recreación. Vista de cómo quedarán los jardines de la parte trasera del hotel Miramar.

El proyecto básico del Gran Hotel Miramar Málaga, que ultima el estudio de arquitectos Seguí, diseña un hotel urbano, sin olvidar su privilegiada situación en primera línea de playa, con servicios para grandes eventos y con una oferta de salud y bienestar. Todo ello recuperando el uso hotelero inicial del inmueble, que supondrá una importante actuación que potenciará la actividad social de la ciudad. El Gran Hotel Miramar Málaga permitirá también la rehabilitación arquitectónica del proyecto original del arquitecto Fernando Guerrero Strachan, con la recuperación de los principales aspectos con los que fue concebido el inmueble y que se destruyeron de manera importante en las anteriores adaptación a Palacio de Justicia. El arquitecto José Seguí aseguró: «Será un hotel que se convertirá en la figura clásica de ser centro de la vida social y empresarial de la ciudad».

El hotel contará con 196 habitaciones con ambientes diferenciadores, once suites con salón independizado de la habitación y algunas con servicios especiales resueltos a modo de dúplex que les aportan una singularidad. En la planta de las habitaciones se han proyectado incluso salas de guarderías infantiles.

La oferta de salones es amplia, tanto que se suman una capacidad para acoger eventos de hasta 1.000 personas en los diferntes del interior del edificio. También se contemplan servicios de salud y bienestar con spa y gimnasio, además de la piscina y un aparcamiento con 109 plazas. La terraza del edificio se recuperará como un espacio exclusivo en su oferta de restauración.

El documento del proyecto básico sitúa en la planta baja el acceso principal a este primer gran lujo de Málaga, que se prevé inaugurar en el verano de 2017, desde una gran plaza creada en la zona de los jardines, para recuperar la recepción original con el espacio de doble altura en el vestíbulo principal. La zona noble de esta planta será el patio o salón central, cubierto por un lucernario de cristal, que funcionará como nexo de los salones, comunicando entre sí la cafetería-bar, salón principal, comedor, sala de convenciones y comedores privados, junto a la gran terraza de la fachada trasera con vistas al mar y a unos jardines en los que se ubica la piscina, que recuperará su situación original, y que contará con una cafetería exterior. «Todas estas áreas suman una singular y excepcional oferta de espacios colectivos del hotel, con capacidad para acoger acontecimientos de más de 1000 personas, dentro del marco excepcional de sus salones interiores, lo convierten en una referencia única para la celebración de los grandes eventos sociales de la ciudad de Málaga y su Costa del Sol», precisó.

Habitaciones

En las cuatro plantas superiores se sitúan las habitaciones, mientras que en la zona de entre planta se han previsto las salas de reuniones empresariales y centro de negocios. Todas ellas estarán equipadas con las últimas tecnologías de comunicación. Las suites se ubican estratégicamente en la fachada al mar y en las principales esquinas de este cinco estrellas gran lujo.

Otra de las novedades que se han añadido en este proyecto básico se encuentra darle uso a la zona sur de la cubierta del inmueble. En consonancia con la moda de turistas y los propios malagueños de acudir en las noches estivales cenar o reunirse con los amigos en las terrazas singulares de la ciudad, se ha previsto crear un amplio solarium y terraza cóctel-bar con unos miradores que, a modo de atalayas, se asoman a las espectaculares vistas de la ciudad y de la playa. «La recuperación de los miradores, para contemplar unas vistas fantásticas, es otra de las novedades que presenta el proyecto básico y que creo que aportará un gran atractivo», dijo el arquitecto.

En la parte norte de la cubierta se ubicarán todas las instalaciones técnicas de energía solar y aire acondicionado con especiales protecciones visuales y acústicas.

En la planta que se encuentra a nivel del jardín posterior se ha proyectado una cafetería, que se comunica con el porche cubierto y que se une a su vez con la zona de jardines y piscina a la misma cota que estas dependencias. «Será un lugar excepcional para el disfrute de estos espacios ajardinados frente al mar sin que repercuta en el funcionamiento usual del hotel», explicó Seguí.

En esta planta se concentra la oferta de salud y bienestar con unas instalaciones de spa de alto nivel, dotadas de piscina interior climatizada, saunas, cabinas de masaje, gimnasio y demás elementos de última generación para este tipo de instalaciones. En la zona trasera de esta planta se ubican los sectores de los servicios con acceso independiente desde la propia rampa del aparcamiento general.

En el sótano se ha diseñado un aparcamiento con 109 plazas, que tendrá acceso desde la plaza central del hotel que ennoblece la entrada principal al establecimiento.

«El Gran Hotel Miramar aspira a ser una referencia en la ciudad y en la Costa del Sol. Recuperar el prestigio de sus inicios y ser el centro de reuniones de negocios del empresariado», afirmó Seguí, que recordó que se trata de una actuación de envergadura en un edificio de Grado 1 de Protección Arquitectónica y en la que la cadena hotelera invertirá en total 65 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos