«Acosados» por las constantes inspecciones

Los quiosqueros malagueños se sienten «acosados» por las numerosas inspecciones a las que se ven sometidos sus negocios. La vicepresidenta de Akima asegura que la mayoría de los miembros del colectivo «cumple a rajatabla con todas las exigencias y vende única y estrictamente lo que está permitido». Pese a ello, Moreno afirma que están recibiendo constantemente controles por parte del Ayuntamiento.

Sin embargo, Moreno advierte de que hay muchos negocios que están en su entorno que no reciben esas mismas inspecciones por parte de los agentes de la Policía Local y la Guardia Civil.

«Estamos siendo controlados casi a diario», explica Ángeles Martín, tesorera de la asociación. Según Akima, se inspeccionan los productos que venden o que las máquinas expendedoras de tabacos están instaladas correctamente, pero no ocurre lo mismo con establecimientos.

Por su parte, Teresa Moreno explica que, pese a haber mantenido alguna reunión con el concejal de Seguridad, Julio Andrade, no han conseguido que desde el Ayuntamiento se reduzca la presión hacia los quiosqueros. En este sentido, Ángeles Martín considera que estos establecimientos «están en el ojo del huracán simplemente por estar en la vía pública».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos