Condenan al alcalde de Benamocarra por malversación

Abdeslam Lucena tendrá que indemnizar con 10.000 euros al que fuera portavoz del PSOE, Manuel Ruiz Cazorla, y pagar 13.200 euros por los delitos de injurias, calumnias y desobediencia

EUGENIO CABEZASBENAMOCARRA
Abdeslam Lucena, en febrero de 2012 cuando ordenó el precinto del instituto, con Ruiz Cazorla detrás. / A. PELÁEZ/
Abdeslam Lucena, en febrero de 2012 cuando ordenó el precinto del instituto, con Ruiz Cazorla detrás. / A. PELÁEZ

El alcalde de Benamocarra y diputado provincial de Servicios Intermunicipales y del Consorcio Provincial de Bomberos, Abdeslam Lucena (PP), ha sido condenado por el Juzgado de lo Penal número 14 de Málaga al pago de 13.200 euros de multa, seis meses de prisión y un año de suspensión de empleo para un cargo público por los delitos de injurias, calumnias, malversación y desobediencia, en relación a la colocación de unas vallas, entre el mes de mayo de 2008 y mayo de 2009, a las puertas del instituto La Maroma, en las que insultaba gravemente al director del centro y entonces también portavoz del PSOE en la oposición, Manuel Ruiz Cazorla. El tribunal condena además a Lucena al pago de una indemnización de 10.000 euros a Cazorla por los perjuicios morales causados y a la publicación de la sentencia "a su costa" en un periódico de tirada local, así como en el boletín informativo del Ayuntamiento de Benamocarra y en una rueda de prensa "en los mismos términos que se vertieron las acusaciones por las que ha sido condenado". Asimismo, deberá indemnizar con 2.157 euros al Consistorio que preside. También se le condena al pago de las costas causadas, incluidas las de la acusación particular.

En la sentencia a la que ha tenido acceso SUR, el tribunal considera probado que los mensajes que aparecían en estos dos carteles, de gran tamaño, con los textos 'El delegado de Educación enchufa al director del instituto', 'No a la politización de nuestros niños', y 'El director del instituto, enchufado por el delegado de Educación', 'La política llega a las aulas, no con nuestros hijos', son constitutivos de injurias graves, a lo que se suman las declaraciones efectuadas en una rueda de prensa en junio de 2008 en la que Abdeslam Lucena consideró que "la única preocupación del señor Ruiz Cazorla en el año que lleva en política ha sido hacerle la pelota al delegado de Educación para que le enchufe en el instituto porque por méritos propios no puede entrar, para ello se ha valido de su carnet socialista. ¿Por qué se han vetado numerosas solicitudes presentadas, por ejemplo la de un profesor de Benamocarra, con mayor cualificación y experiencia que el señor Ruiz Cazorla, será por no tener el carnet socialista?"

En la sentencia, contra la que cabe interponer recurso ante la Audiencia Provincial, la juzgadora, Mari Ángeles Serrano Salazar, considera que las expresiones dirigidas contra el señor Cazorla "son ofensivas e impertinentes para expresar la crítica que pretendía realizar". Respecto a la retirada de las vallas, el tribunal entiende que "pese a haber sido requerido al efecto y tener perfecto conocimiento de la obligación que tenía de quitarlas por orden judicial, no actuó en cumplimiento de la orden, limitándose a tapar los carteles en mayo de 2009, durante tres días, del 12 al 15, sin que el hecho de que durante unos días, desde finales de abril a mayo de 2009, estuviese de vacaciones impida considerar que todo el suceder de acontecimientos se hizo bajo su dirección, quedando claro que no quitó las vallas pese a la medida cautelar dictada".

En cuanto al delito de malversación, la juzgadora entiende que la gravedad de la pena "radica en la utilización del dinero público para la compra de las vallas cuya única finalidad era injuriar al director, a quien no quería como director del instituto al ser del partido político distinto al acusado, habiendo utilizado una parcela de titularidad del Ayuntamiento y a operarios del Consistorio para la colocación de las vallas, siendo ello ajeno a su trabajo como empleados del Ayuntamiento".

Por su parte, Abdeslam Lucena ha manifestado a SUR que tiene intención de recurrir la sentencia, "porque en España opera el principio de presunción de inocencia, y hasta que el fallo no sea firme pienso recurrir", ha matizado. El regidor ha recordado que tras la celebración del juicio recusó a la jueza "por haber resuelto con anterioridad recursos relacionados con el procedimiento". Asimismo, ha dicho que se defenderá "con muchos argumentos firmes y contundentes". "Esto es como un partido de fútbol, hemos perdido en la ida, pero aún queda la vuelta", ha declarado.

Respecto a su futuro político, ha dicho que "no quiere adelantar acontecimientos", pero que si finalmente la Audiencia Provincial revoca el fallo, se planteará si se vuelve a presentar a la reelección en los comicios de mayo de 2015 encabezando las listas del PP, como ya hizo en 2011, después de ganar dos elecciones con el PA, en 2003 y 2007. "Ahora mismo no estoy pensando en eso, tengo muchos proyectos que terminar en Benamocarra", ha añadido.

Por su parte, el director del instituto y ex portavoz socialista, Manuel Ruiz Cazorla, ha expresado su "enorme satisfacción" por esta sentencia. "La justicia ha hablado y por fin nos ha dado la razón, ha tardado mucho, pero al final se ha hecho justicia", ha añadido, al tiempo que ha criticado la actitud del alcalde, "que continuará recurriendo y gastando el dinero del Ayuntamiento", ha matizado.

El conflicto entre Abdeslam Lucena y Ruiz Cazorla vivió un segundo episodio a comienzos de 2012, cuando el alcalde benamocarraño ordenó el precinto del instituto por las deficiencias en las obras, lo que obligó a sus cerca de 200 alumnos a desplazarse a un instituto de Torre del Mar. El centro permaneció clausurado más de un mes, hasta que el precinto fue levantado por orden judicial. La Junta culminó las obras de una escollera y otros elementos de su interior en el verano de 2012 y el centro funciona desde entonces con normalidad.