Extrabajadores de Isofotón formalizan ante el juzgado una oferta para comprar la fábrica

La sociedad laboral Sunrise Power plantea pagar 35 millones que irían destinados mayoritariamente a la Junta

NURIA TRIGUEROMálaga

Los representantes de la sociedad laboral Sunrise Power han formalizado esta mañana ante el juzgado de lo mercantil número 2 de Málaga una oferta para la adquisición de la unidad productiva de Isofotón por un total de 35 millones de euros, que se repartirían entre la Junta de Andalucía (29 millones) y el resto de acreedores de la empresa (6 millones), con pago aplazado. La citada sociedad, que tiene como cabezas visibles a Marco Aceña y Vicente Mateos (exdirectivos de lsofotón) pretende reunir a 240 antiguos trabajadores de la fábrica para retomar la actividad industrial, cortando todos los lazos con la actual propiedad. Más de 260 exempleados han constatado su interés por formar parte de este proyecto, según sus impulsores. No obstante, su entrada en la sociedad (mediante la aportación de 6.000 euros por socio) sólo se producirá si la oferta es aceptada. La iniciativa cuenta también con el apoyo de Comisiones Obreras.

Tanto la administración concursal de Isofotón como sus dueños, los hermanos Serrano, han manifestado reparos ante el proyecto planteado por estos antiguos trabajadores. Su opinión será tenida en cuenta, pero la última palabra la tiene la jueza del mercantil número 2. A su favor tienen el hecho de ser la primera oferta que se presenta formalmente por la fábrica. La propiedad asegura que varias empresas asiáticas han manifestado su interés por la misma, pero hasta ahora no se ha materializado ninguna otra propuesta de compra ante el juzgado.

La oferta presentada por Sunrise Power es distinta a la que diseñaron sus impulsores en un principio. Los exdirectivos de la firma ofrecen subrogarse al crédito privilegiado de la Agencia Idea sobre Isofotón, que suma 29 millones de euros. Además, destinarían 6 millones de euros para cubrir créditos contra la masa, es decir, deudas generadas durante el proceso concursal (con empleados y administrores concursales, entre otros), también con pago aplazado. En la oferta inicial planteaban pagar 33 millones al Gobierno andaluz y 4,5 millones a la masa del concurso. Pero la principal novedad es que ahora se plantea dejar libre el 30% de la nave más grande de Isofotón en el PTA (la denominada PTA2), que nunca se ha utilizado realmente, para que se destine a la satisfacción de otras deudas de la compañía.

Los impulsores de la sociedad laboral creen que de esta manera será más fácil convencer a la Junta, a los administradores concursales y, en último término, al juez, de la conveniencia de aceptar su oferta.