Ratifican la candidatura de los Dólmenes de Antequera a Patrimonio Mundial

El consejero Luciano Alonso destaca la excepcional interacción que se produce entre paisaje y construcciones megalíticas

AGENCIASMÁLAGA
Ratifican la candidatura de los Dólmenes de Antequera a Patrimonio Mundial

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, ha mostrado su satisfacción por la decisión del Consejo de Patrimonio Histórico Español (CPHE) de ratificar la propuesta del Sitio de los Dólmenes de Antequera como única candidatura española de este año a la Lista de Patrimonio Mundial. Alonso ha defendido ante el CPHE, reunido durante dos días en Plasencia (Cáceres), la singularidad de este conjunto por su excepcional interacción entre paisaje y construcciones megalíticas, entre los monumentos funerarios y naturales.

La resolución definitiva de la Unesco, que no se dará a conocer hasta junio de 2016, convertirá a los Dólmenes de Antequera en el primer bien megalítico reconocido por este organismo internacional en España. Según ha destacado Luciano Alonso, se trata de uno de los mejores y más valorados exponentes del Megalitismo europeo, pese a no contar con esta declaración como en el caso de los de Stonehenge y Avebury en Inglaterra, Newgrange en Irlanda, Las Orcadas en Escocia o los Círculos de Piedra de Senegambia, en África.

La incorporación de los Dólmenes de Antequera a la Lista de Patrimonio Mundial es un reconocimiento merecido, que lo sitúa en el mapa de los grandes monumentos megalíticos del mundo, ha afirmado Alonso.

El Sitio está conformado por tres sepulcros megalíticos (los dólmenes de Menga y Viera y el tholos de El Romeral) y dos monumentos naturales (El Torcal y la Peña de los Enamorados), junto a un espacio de amortiguamiento o entorno. El consejero ha resaltado así los valores arqueológicos, culturales y paisajísticos de este complejo monumental, pero también su alto valor sentimental, de pertenencia y orgullo para todos los andaluces.

En su intervención, Luciano Alonso ha subrayado la vinculación de este gran centro ritual y funerario, cuyo origen se remonta a comienzos del VI milenio a.n.e., con la naturaleza y la astronomía. El equinoccio de primavera y otoño se puede admirar desde el interior del Dolmen de Viera; el solsticio de verano desde el sepulcro de Menga y el de invierno desde el tholos El Romeral, ha explicado.

Las construcciones no se orientan hacia el orto solar como es habitual, sino a las montañas de la Peña de los Enamorados y a el Torcal. El Sitio de los Dólmenes de Antequera aporta así elementos originales y únicos a la cultura del Megalitismo, y constituye una aportación inédita dentro del Patrimonio Mundial.

El conjunto dolménico antequerano se caracteriza por el uso de grandes piedras que forman cámaras y espacios con cobertura adintelada o falsa cúpula, utilizados con fines rituales y funerarios. Destaca especialmente el túmulo de Menga, uno de los dólmenes conocidos de mayores dimensiones y único con pilares interiores, que lo convierte en una de las cumbres de la arquitectura adintelada de la Prehistoria reciente europea.

Integridad y protección

La candidatura incide igualmente en que los tres megalitos gozan de condiciones adecuadas de conservación y no están amenazados por procesos de desarrollo que hagan temer por su integridad. Han preservado prácticamente inalteradas sus estructuras originales y, a diferencia de monumentos de este tipo del norte de Europa o de la Bretaña francesa, no han sido necesarias en el caso de Antequera grandes intervenciones reconstructivas.

Además, tanto los monumentos megalíticos como los espacios naturales incluidos en la propuesta están catalogados y preservados con las preceptivas figuras legales de protección patrimonial o medioambiental.

El titular de Cultura ha señalado asimismo que la candidatura presentada hoy es una fiel demostración del compromiso que tiene el Gobierno andaluz con nuestro patrimonio histórico. Y en esta andadura no estamos solos, sino que contamos con el apoyo del Parlamento de Andalucía y todos los grupos políticos, del Ayuntamiento de Antequera y, por supuesto, de los ciudadanos antequeranos y andaluces.