Una sorpresa histórica en el Cementerio de San Miguel

Una investigación desvela que el sepulcro Heredia-Livermore es obra del escultor neoclásico Lorenzo Bartolini

A. J. LÓPEZMÁLAGA
Bartolini fue un escultor en boga en el siglo XIX tras haber realizado bustos para Napoleón. :: F. González/
Bartolini fue un escultor en boga en el siglo XIX tras haber realizado bustos para Napoleón. :: F. González

El Cementerio de San Miguel se reivindica poco a poco en el mapa del patrimonio histórico y artístico de la provincia con una recuperación que ha llegado a la capilla del camposanto. Un oratorio que han restaurado durante el último mes los alumnos de la Escuela de Arte de San Telmo con la financiación de la Fundación Jorge Rando. Y allí, la rehabilitación de los retablos de madera del siglo XIX ha coincidido con un hallazgo académico que suma un nuevo aliciente a la visita al recinto: el sepulcro de Manuel Agustín Heredia e Isabel Livermore es obra del escultor neoclásico Lorenzo Bartolini.

Así se desprende de una investigación presentada hace unos días y realizada por Annarita Caputo, la cual ha determinado que fueron los hijos de la pareja quienes realizaron el encargo a Bartolini, escultor en boga a mediados del siglo XIX tras haber realizado bustos para Napoleón o los bajorrelieves de la Columna Vendôme instalada en la plaza parisina del mismo nombre.

El alcalde de la capital Francisco de la Torre, acompañado por el artista Jorge Rando y la directora del cementerio Araceli González han visitado esta mañana la capilla de la necrópolis. Un acto que ha aprovechado De la Torre para plantear que la recuperación del Cementerio de San Miguel, construido en el siglo XIX, puedan acogerse al 1% cultural, porcentaje que deben reservar los contratos de obras públicas para trabajos de rehabilitación del patrimonio histórico.

Fotos

Vídeos