El Ayuntamiento de Málaga aprueba el plan especial del campamento Benítez, que tendría 450 plazas de aparcamiento y un restaurante

El equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga ha aprobado esta mañana de manera inicial el plan de este entorno como zona de esparcimiento ciudadano

FRANCISCO JIMÉNEZMálaga
El Ayuntamiento de Málaga aprueba el plan especial del campamento Benítez, que tendría 450 plazas de aparcamiento y un restaurante

El equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga ha aprobado esta mañana de manera inicial el Plan Especial del Parque Benítez, el documento que recoge el desarrollo urbanístico del sector donde se enclava el antiguo acuartelamiento militar para reconvertirlo en zona de esparcimiento ciudadano. Con este paso, necesario por el cambio de uso del suelo ya que en el planeamiento urbanístico estaba reservado para el fallido Museo del Transporte que anunció la entonces ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, el Ayuntamiento inicia el camino para poder ejecutar las obras previstas para su apertura como parque, lo que complica los plazos marcados por el Consistorio, que preveía su estreno para el segundo semestre de este año. En el mejor de los casos, el plan especial tardará unos tres meses en aprobarse definitivamente, ya que requiere los informes favorables de distintas administraciones como la Consejería de Medio Ambiente, la Dirección General de Aviación Civil, la Dirección General de Carreteras o el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).

El plan especial divide la ejecución del proyecto en dos grandes fases. En la primera, subdividida en otras cinco etapas, se incluyen los trabajos de acondicionamiento que ya se están ejecutando; la creación de los viales internos y los externos incluido unos 450 aparcamientos; la puesta en valor del antiguo acceso y el vallado perimetral; la creación de unas pistas deportivas y un circuito de cross; y la ejecución de los accesos peatonales previstos desde el apeadero del Cercanías ubicado en Plaza Mayor, otro desde el Parador y un tercero que comunicaría el antiguo apeadero con Los Álamos. Según ha afirmado el concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, con las dos primeras etapas se podría abrir el parque.

Posteriormente se iniciaría la segunda fase, que consistiría en la adquisición de una parcela colindante de 30.000 metros cuadrados que se destinaría a equipamientos, abriendo la puerta a la instalación de un establecimiento de restauración en régimen de concesión y que al estar fuera del parque no requiere del visto bueno del Ministerio de Fomento, que ya dejó muy claro cuando cedió los terrenos al Ayuntamiento del uso público del recinto.