La lucha contra el picudo rojo se extiende a Fuengirola y Caleta de Vélez

Se aplicarán fitosanitarios, podas y trampas contra el insecto en 155 árboles de los puertos de ambos municipios durante los próximos tres años

SUR.ES

La Consejería de Fomento y Vivienda, a través de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía, va a contratar un tratamiento integral contra la plaga del picudo rojo para las 155 palmeras existentes en los puertos de Fuengirola y Caleta de Vélez. La intervención, que tiene prevista una duración de tres años, consistirá fundamentalmente en la poda de hojas muertas, aplicación de productos fitosanitarios y colocación y revisión de trampas contra el insecto.

La actuación se enmarca en la línea política marcada en esta legislatura por la Consejería de Fomento y Vivienda para mejorar el medio ambiente urbano y contribuir a la sostenibilidad de las infraestructuras del transporte. En el caso de los puertos de Fuengirola y Caleta de Vélez, los palmerales constituyen elementos de primer orden en el paisaje portuario y su integración con la ciudad.

El contrato ha salido a licitación por importe de 58.000 euros, de forma que las empresas interesadas en presentarse al concurso público dispondrán hasta el próximo día 6 de febrero para presentar sus ofertas, que posteriormente serán evaluadas por la Agencia de Puertos para realizar finalmente la adjudicación. Los tres años de plazo de ejecución del contrato serán prorrogables por otros dos.

El tratamiento a realizar será idéntico en las 100 palmeras del puerto de Caleta de Vélez y en las 55 del de Fuengirola, de unos ocho metros de altura cada una. En primer lugar se podarán las hojas y frutos muertos atacados por la plaga. Los restos se retirarán a un vertedero autorizado con destino a industrias que las valoricen mediante compostaje o usos bioenergéticos, garantizando la eliminación eficaz de posibles reservorios del insecto. Durante su transporte los restos deberán ir convenientemente protegidos para evitar riesgos de propagación de la plaga.

Posteriormente se realizarán los tratamientos fitosanitarios, preferentemente con inyecciones de los llamados nematodos entomopatógenos, organismos vivos que combaten el picudo rojo con mínimo impacto ambiental. Solo durante los meses de verano, cuando los nematodos entomopatógenos resultan menos eficaces, se aplicará un tratamiento químico mediante lavado con imidacloprid disuelto en agua.

Junto a ello, se colocarán trampas para reducir poblaciones de picudo rojo y como herramienta para tomar decisiones sobre los anteriores tratamientos, en función de la presencia o ausencia de capturas en cada zona. Se utilizarán trampas cónicas con feromonas y restos vegetales para atraer a los insectos y agua para atraparlos, colocadas en el suelo a menos de 50 metros de cada palmera.

El picudo rojo de la palmera, denominado Rhynchophorus Ferrugineus, es un coleóptero de origen tropical, originario del sudeste asiático y Oceanía, que se ha instalado como plaga en España desde 1994. La lucha contra el mismo fue declarada de utilidad pública mediante el decreto en el año 2010, estableciéndose medidas fitosanitarias para su tratamiento y prevención. Actualmente la dispersión de la plaga hace imposible su erradicación, lo que obliga a mantener en activo las medidas durante los próximos años.