El hospital CHIP y la Clínica Santa Elena ofrecerán un tratamiento pionero para la hipertensión resistente

La nueva técnica, presentada hoy en Málaga por el jefe de investigación cardiovascular e hipertensión del Hospital 12 de Octubre, reduce la tensión arterial de forma casi definitiva y disminuye el uso de medicamentos

EUROPA PRESS

El jefe de investigación cardiovascular e hipertensión del Instituto de Investigación del Hospital 12 de Octubre de Madrid, Luís Miguel Ruilope, ha presentado en Málaga una técnica pionera para la hipertensión resistente, una patología que actualmente no responde de manera óptima al tratamiento farmacológico y supone un alto riesgo de accidente cardiovascular para el paciente.

La nueva técnica que reduce la tensión arterial de forma casi definitiva y disminuye el uso de medicamentos. Concretamente el tratamiento es el denominado Denervación Renal, que disminuye la conducción a través de los nervios, de manera que los mecanismos reguladores del propio cuerpo se activan para reducir la presión arterial.

Los centros sanitarios malagueños Hospital CHIP y la Clínica Santa Elena serán los primeros en Andalucía en ofrecer una unidad para el tratamiento de la Hipertensión Resistente, que entrarán en funcionamiento en próximas fechas.

La técnica en sí, consiste en la aplicación de un catéter de Denervación Renal, mediante una pequeña actuación mínimamente invasiva, que emite descargas de radiofrecuencia de baja intensidad en el perímetro de las dos arterias renales, para desactivar las terminaciones nerviosas responsables de la hipertensión arterial.

Se accede a la arteria renal a través de la arteria femoral con un catéter guiado con rayos X, equipado con varios electrodos que producen de ocho a doce impactos en la arteria, obteniéndose resultados de forma inmediata y un descenso en los niveles de presión arterial sistólica de hasta 28 mm Hg..

De esta forma, el paciente podrá reducir parte de la medicación que se usa habitualmente para esta patología y no perderá nivel alguno de fluidez en el riego sanguíneo, consecuencia que siempre aparece con el uso de estos fármacos.

Esta técnica permite prevenir patologías como la enfermedad vascular cerebral y la cardiopatía isquémica, causa común de muerte e incapacidad, además de otros problemas neurológicos y cardiológicos. La hipertensión no controlada y prolongada en el tiempo puede provocar efectos agudos y crónicos como hemorragia cerebral, arritmias y embolias. Asimismo, es una causa probada de patologías cardiovasculares como insuficiencia cardiaca, angina de pecho, infartos de miocardio o muerte súbita.

Fotos

Vídeos