De la Torre:«Ya quisieran los parados de Málaga un ERTE como el de Limasa»

La oposición en bloque le pide al alcalde sin éxito que retire el expediente, que negocie con los empleados y que municipalice Limasa

PILAR R. QUIRÓS
De la Torre se encontró con el presidente del comité de Limasa, Belmonte, al salir del pleno. :: Salvador Salas/
De la Torre se encontró con el presidente del comité de Limasa, Belmonte, al salir del pleno. :: Salvador Salas

«Ya quisieran los parados de Málaga tener un ERTE como el de Limasa». Con esta frase que deja a los empleados de la empresa de basuras a los pies de los caballos dejó clara el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, su postura referente al ERTE ya presentado por el que dejarán de trabajar a diario (aunque no perderán sus puestos de trabajo) unos 350 trabajadores. Esta afirmación, que con tanto ímpetu dejaba sobre la mesa por la mañana en rueda de prensa, luego no tuvo valor de repetirla en el pleno municipal, donde más de una veintena de asalariados de Limasa seguía la sesión desde la sillería. Es más, en esos momentos, De la Torre fue más dulce y dijo que quería lo mejor para ellos pero al mismo tiempo también quería lo mejor para los ciudadanos de Málaga, «que son los que pagan sus sueldos». «¿Pueden estar en una burbuja aislada de la realidad estos trabajadores porque tienen en su mano la presión de una huelga para la ciudad?», preguntaba De la Torre a los miembros de la oposición en uno de los momentos más tensos del pleno, en los que los propios empleados elevaban el tono de voz desde sus asientos.

Para hilvanar este discurso, el alcalde puso sobre la mesa que mientras que los empleados públicos habían perdido un 11% de su sueldo desde el año 2010, los asalariados de la empresa de basuras, sin embargo, habían obtenido un 6% en sus salarios más hasta la fecha. Tras esto, acusó a los portavoces del PSOEe IU, María Gámez y Eduardo Zorrilla, de «hacer el peor servicio a la ciudad, y de echar leña y gasolina al fuego» diciendo que la empresa había obtenido de beneficios 51 millones de euros en los últimos cinco años, algo que es mentira, como puntualizó, porque en los dos últimos años la UTE formada por FCC, Sando y Urbaser (la parte privada de Limasa al 51%) había renunciado al 1% de beneficio, y que en los tres años anteriores solo habían obtenido 800.000 euros al año (2,4 millones de euros).

Gámez le contestó enfadada afirmando que no eran falsos los datos de los 51 millones de euros de beneficios, ya que «habían salido del consejo de administración de Limasa», que preside De la Torre, y le recriminó que todo el escollo sea por los siete millones de euros que tiene que ahorrar Limasa para cumplir el plan de ajuste del propio Ayuntamiento y así equilibrar las cuentas, y que, sin embargo, no se tenía en cuenta el equilibrio de las cuentas de las familias de los trabajadores. Por último, le espetó que seguía engañando a la ciudadanía año tras año sin ni siquiera ver que la ciudad necesitaba más atención en limpieza.

Ambiente enrarecido

La tensión cortaba el aire en el debate de esta moción socialista en la se pedía que se retirase el ERTE, se volviese a la negociación y se remunicipalizase la empresa Limasa, donde el cruce de acusaciones sobre mentiras y mentirosos dejó un ambiente muy enrarecido justo antes de las cuatro de la tarde. Zorrilla concatenó una serie de preguntas entre las que afirmó que si era falso que la empresa contaba con un blindaje del 1% de beneficios, que si era falso que se habían enmascarado beneficios como la asistencia técnica que superaba los dos millones de euros al año, que si era falso que los verdaderos privilegiados no eran los trabajadores de Limasa sino los directivos y altos cargos del Ayuntamiento, y en este caso más concretamente puso el ejemplo del gerente, Rafael Arjona que, sumando los complementos tenía un sueldo de 125.000 euros, «muy por encima del salario que cobrar usted» (dijo mirando al alcalde) para terminar diciendo que se desprestigia quien no exige a los socios privados igual que a los empleados «y se desprestigiará usted como alcalde si permite que haya una huelga de basuras».

No se debe dejar en el tintero que hablando de Arjona, De la Torre no quiso entrar a valorar su trabajo en la rueda de prensa por la mañana. «Todo es mejorable», puntualizó, algo que indica que la relación con el gerente de la empresa de basuras no está en uno de los mejores momentos.