Google ficha a una empresa marbellí para que desarrolle aplicaciones para sus gafas inteligentes

Kibo Studios, una compañía formada por once jóvenes de entre 21 y 32 años, convence al gigante de Internet para crear utilidades para las Google Glass

AGUSTÍN PELÁEZ
El equipo de Kibo Studios lo conforman once jóvenes de entre 21 y 32 años, incluido el fundador. :: Josele-Lanza/
El equipo de Kibo Studios lo conforman once jóvenes de entre 21 y 32 años, incluido el fundador. :: Josele-Lanza

El gigante de Internet, Google, vuelve a poner sus ojos en una empresa informática de Málaga. Primero se fijó en Virus Total, especializada en la lucha contra el software malicioso, que desde hace un año forma parte de la multinacional estadounidense. Después le tocó el turno a Arpa Solutions, otra empresa malagueña especializada en el desarrollo de productos y aplicaciones de realidad aumentada al ser certificada para desarrollar tecnología para Google Glass.

El último de sus fichajes en la provincia es Kibo Studios, una empresa con sede en Marbella dedicada al diseño informático, la programación y el marketing on line, que ha sido invitada por Google para desarrollar aplicaciones (Apps) para sus gafas inteligentes. Al menos, así lo aseguró ayer en Vélez-Málaga, el director de esta pequeña sociedad mercantil, Manuel Linares, creada hace sólo cinco años cuando apenas contaba con 21 años. Kibo, que comenzó a despegar en 2010 tras desarrollar plataformas financieras para microcréditos, se convierte de este modo en una de las pocas empresas españolas que desarrollará aplicaciones para las gafas de Google.

La suerte de este joven empresario ha sido tener a un amigo de la infancia informático que trabaja en Silicon Valley para Google, que es quien ha mediado para que Kibo Studios haya sido invitada por el buscador de Internet. «Fuimos compañeros de colegio y eso nos ha facilitado mucho el terreno», explicó ayer Linares, que transmite simpatía por los cuatro costados y cuya imagen nada tiene que ver con la del típico director de empresa enchaquetado.

Linares reconoció que no tiene formación académica como informático, aunque aseguró que ha vivido siempre rodeado de ordenadores. «Mi padre es programador y creó para Sage el programa de facturación Contaplus. Con ello quiero decir que he vivido con la informática toda la vida», afirmó.

Kibo Studios está a la espera de recibir en breve las famosas gafas inteligentes de segunda generación con el objetivo de comenzar a trabajar en ellas. «La idea es que en cuanto las recibamos las usemos un mínimo de 24 horas seguidas para ver qué cosas se nos ocurren y ver las posibilidades que ofrecen. Pensamos en aplicaciones que hagan la vida más accesible a personas que lo necesitan o incluso para empresas», explicó Linares, que aseguró estar muy «contento con la invitación que les ha realizado Google. La última vez sólo concedieron tres invitaciones», dijo.

El joven empresario malagueño presume de contar con un magnífico equipo de profesionales. Kibo Studios tiene actualmente una plantilla de once personas, incluido su fundador, de entre 21 y 32 años. «Es gente que no tiene un currículum exquisito, pero sin embargo son grandes programadores, que es lo que valoro», declaró Linares. Ello, sin embargo, no ha sido una dificultad para que esta empresa de Marbella se haya hecho con importantes premios, sobre todo gracias al desarrollo de varias aplicaciones para Android que tienen como finalidad facilitar la comunicación con niños autistas, entre las que se encuentran Míranos, Manos Quietas y Ablah, entre otras.

Según Linares, que dice que cuando creó la empresa la tuvo que compaginarla con su trabajo de 10 a 18 horas como director de marketing de una inmobiliaria marbellí, Kibo Studios tiene como proyectos más inmediatos abrir una sede en Madrid, crear aplicaciones para el reloj inteligente Pebble y desarrollar ideas propias.