Rafael Alvarado repasa tres décadas de pintura en el Museo del Patrimonio

El artista malagueño reúne más de cien obras en una amplia retrospectiva

A. J. LÓPEZMÁLAGA
Una de las piezas de la exposición. / A. J. López/
Una de las piezas de la exposición. / A. J. López

Se ha pasado casi todo el año encerrado en el estudio. El resultado puede verse en la primera planta de las salas de La Coracha anexas al Museo del Patrimonio. El 'Homenaje a Gericault (Balsa de la Medusa)', la serie 'El sueño' o las siniestras pistas de patinaje de 'Primera nevada' o 'La muerte amarilla'. Todas están fechadas este 2013. En todas aparecen niños negros, inmigrantes, los parias de la goblalización.

Son las obras más recientes de 'Papeles confidenciales', la ambiciosa retrospectiva sobre la obra de Rafael Alvarado, la primera organizada en torno al trabajo del autor malagueño, que se ha inaugurado esta mañana en el espacio municipal. Un proyecto comisariado por Pablo Alonso Herráiz que toma el pulso a tres décadas de creación a lo largo de más de un centenar de obras.

'Papeles confidenciales' brinda así la oportunidad de una aproximación detallada al "estilo apasionado y obsesivo", por usar las palabras del comisario, de Alvarado, quien ha explicado esta mañana que su obra siempre ha girado en torno al retrato, si bien ha evolucionado desde. El retrato íntimo hacia el social.

Al primer apartado se dedica toda la planta baja del montaje. Retratos protagonizados en todos los casos por el abuelo del autor, aquí transformado en motivo y excusa para repasar los diferentes estilos y recursos cultivados por el artista desde 1985 hasta la actualidad. Desde la pincelada colorista de los 80 hasta los retratos a carboncillo de los 90, pasando por la serie de 30 semblanzas elaboradas por Alvarado para este montaje, que podrá visitarse hasta el 29 de diciembre.

Una muestra donde Alvarado se muestra como nunca hasta ahora: "Esto es desnudarse, aquí es donde de verdad se te ve". Y en sus cuadros no sólo se adivina su reflejo, sino también el nuestro.