Masivo seguimiento de la huelga de Educación por los alumnos y menor por los profesores

Los sindicatos cifran en un 50% el seguimiento del profesorado en la provincia, según las primeras estimaciones

AMANDA SALAZAR , NOEMI R. NAVAS IVÁN GELIBTER
Estudiantes protestan con pancartas y una sentada a las puertas de una facultad.:: Carlos Moret/
Estudiantes protestan con pancartas y una sentada a las puertas de una facultad.:: Carlos Moret

La huelga general convocada hoy en contra de la LOMCE está teniendo un masivo seguimiento en la capital malagueña. El 90% de los alumnos de la UMA y de los institutos y colegios públicos han secundado el paro, mientras que en los concertados el 80% de los escolares no ha acudido a clase, según datos proporcionados por CC.OO.

En cuanto al profesorado, el apoyo a la huelga ha sido desigual: 80% del personal laboral y administrativo de la Universidad de Málaga; 50% en los institutos y colegios públicos, y 15% en los concertados. Unos datos en los que coinciden la mayoría de los sindicatos convocantes consultados por SUR como CSIF, UGT. El sindicato de la concertada FSIE, rebaja sin embargo la incidencia en su ramo al 7%, mientras que desde ANPE, aseguran que el global de profesores que ha secundado la huelga es del 33% en la provincia, tanto en colegios como en institutos. Según datos oficiales de la Consejería de Educación, el seguimiento en la provincia ha sido del 90% en el alumnado y solo del 20% entre los profesores. Estos datos son más altos en cuanto a los estudiantes con respecto a la huelga general del pasado 9 de mayo, pero similar entre los docentes.

En el IES El Palo, por ejemplo, han acudido a clase solo 18 alumnos de 800. Tambien en los concertados ha habido menos afluencia de lo habitual. En el Platero, han acudido a clase unos cien escolares de los 600 que tienen.

Un panorama similar se ha vivido en la zona oeste de la capital, donde el paro ha sido secundado por practicamente la totalidad del alumnado de la ESO y Bachillerato. En el IES Ben Gabirol, de Cruz de Humilladero, por ejemplo, de unos 600 alumnos, alrededor del 90% no ha acudido a clase. Al igual que en el IES Santa Bárbara, donde han faltado casi la totalidad de los 700 matriculados en este centro. Sin embargo, al igual que en los casos anteriores, los docentes sí han ido a trabajar con normalidad, con contadas excepciones.

A diferencia de los institutos, en los colegios se ha producido mayor disparidad en el seguimiento de la huelga. Mientras que en centros como el Blas Infante han secundado el paro el 85% de los alumnos, en el Giner de los Ríos reinaba la normalidad. Allí, los padres explicaban a las puertas del centro que tenían que llevar a sus hijos al colegio porque no tenían con quien dejarlos. El profesorado ha ido a trabajar casi al completo.

En el colegio José Moreno Villa, el jefe de estudios hacía de director en funciones ya que éste había secundado el parón contra la ley Wert. "De 22 profesores, 17 hemos ido a la huelga. No podemos quedarnos parados mientras merman en sistema educativo", informa Tomás Rueda. Por su parte, en el colegio Lex Flavia el seguimiento también es masivo según el presidente del AMPA, Juan Antonio Martínez, que insistía en la necesidad de movilizarse en horario lectivo e incluso otros días en los que quizás los padres contaran con más margen de maniobra para no llevar a sus hijos a clase. "Sería interesante buscar otras fórmulas de protesta, en días de descanso laboral, para que las familias puedan echarse a la calle. En cualquier caso, el 80% de los alumnos no han ido a clase".

En general, los docentes han participado menos en la huelga, fundamentalmente por motivos económicos. Así, en el CEIP Tartessos, solo ha faltado el 30% de los maestros, frente al 86% de los estudiantes. "La mayoría cree que hay motivos para la huelga, pero por motivos económicos no están acudiendo; ya acumulamos muchos recortes de salarios, varias huelgas y acabamos de conocer que la próxima paga extra de Navidad va a venir con recortes", señala Emilio Luis Bravo, director del Tartessos.

Los concertados, a pesar de estar llamados también a la movilización, se han sumado en menor medida. En el centro privado concertado El Divino Pastor, alumnos de Primaria daban clase de Educación Física en el patio, mientras su directora, María Ramos, daba cuenta de que estos días apenas habían faltado escolares. "Al no ser un centro público esta guerra no es la nuestra, los 72 profesores del colegio han venido a trabajar. En Primaria apenas se han registrado faltas, pero sí en Secundaria donde apenas han venido la mitad de los estudiantes", declaró.

En otro concertado, el colegio Cerrado de Calderón, la tónica ha sido la misma. "Todos los profesores han acudido a sus puestos y ha sido un día normal entre los alumnos desde Infantil hasta 2º de la ESO, solo a partir de 3º de la ESO han faltado el 30 de los alumnos", señala Pedro Lanzat, director del centro educativo.

Por lo contrario, en las guarderías apenas se ha notado la influencia de la huelga. Muchos padres desconocían incluso que también estaban convocados.

En cuanto a los representantes de los padres, desde la Fedapa, Pilar Triguero asegura que están satisfechos con la participación y que esperan que la manifestación de esta tarde también sea apoyada de forma numerosa por familias y docentes.

Cifras similares a las que lanza la presidenta de la asociación de directores de institutos de Málaga (ADIAN), Virginia Rodríguez. "Todavía faltan muchos centros por llamar pero los datos que conocemos confirman un seguimiento del 90% de alumnos y del 25% de profesores", apunta. Juan Bueno, de la asociación de directores de colegios, señala que hay un 40% de seguimiento entre los maestros y del 70% en el alumnado de Infantil y Primaria.

Movimientos ciudadanos como Marea Verde o los Yayoflautas también han apoyado estas movilizaciones en contra de la LOMCE.

Universidad

Teatinos y su campus han amanecido completamente vacíos. La huelga general de Educación se ha hecho notar, ya que ninguna de las facultades presenta el aspecto normal de cualquier día de clase.

En la facultad de Derecho, una de las más grandes, apenas había 10 personas por los pasillos pasadas las ocho de la mañana, mientras que en Medicina solo había algunos estudiantes en las mesas del exterior de las aulas. Sin embargo, ha sido en Comunicación y Turismo -comparten edificio- donde más se ha notado, ya que la cafetería y las respectivas secretarías estaban cerradas. En Filosofía y Letras se veían a algunos alumnos deambulando por sus pasillos, pero no se estaban dando clase.

Los estudiantes que sí acudieron a clase se fueron marchando poco a poco del campus, ya que la asistencia de los profesores fue también nula en la mayoría de especialidades.