Abre al público en Vélez-Málaga uno de los arcos nazaríes mejor conservados de Andalucía

El inmueble, que data de los siglos XIII-XIV, se ha inaugurado como oficina de turismo

EFE

Uno de los arcos del mihrab de una antigua mezquita mejor conservados de Andalucía, que data de los siglos XIII-XIV, ha abierto sus puertas al público como oficina de turismo de Vélez-Málaga, municipio donde se encontró este monumento en 1995 en el patio de una vivienda al hacer una reforma.

La concejala de Turismo, Rocío Ruiz, y la edil de Empresa y Empleo, Lourdes Piña, han inaugurado hoy las nuevas dependencias turísticas, las primeras con las que cuenta el centro histórico de Vélez-Málaga, cuyo conjunto está declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

Ruiz ha informado a los periodistas de que el Ayuntamiento ha adjudicado a la empresa Atlas Servicios Empresariales la prestación del servicio de punto de atención turística en la denominada Casa del Arco Nazarí.

En 2006, el Ayuntamiento de Vélez-Málaga rehabilitó el inmueble y el patio interior en el que se halló el arco nazarí, que recientemente ha sido restaurado, ya que presentaba grietas en su zona central, descamaciones del yeso, depósitos en el interior del ataurique, manchas de suciedad superficial y el mortero disgregado y sin protección.

Ante estas deficiencias, se llevó a cabo la consolidación y fijación del arco y del mortero estructural, el sellado de las grietas, la limpieza del interior de los huecos del ataurique y la aplicación de una capa de protección final.

Además, se efectuó una actuación de albañilería que consistió en la eliminación de restos de cemento y de una base de mármol y su sustitución por solería tradicional de barro.

El único arco similar a éste en Andalucía es el existente en el Oratorio del Partal de la Alhambra de Granada, del que es coetáneo por la igualdad de motivos decorativos.

La importancia de esta construcción radica en que tanto sus elementos como su decoración arquitectónica se conservan casi en su integridad, y además, aporta datos sobre lo que pudieron ser las mezquitas de barrio y casas de la época nazarí.

Este arco formaba parte de una de las mezquitas del arrabal de San Francisco y daba acceso a su mihrab, un nicho a modo de hendidura, que se situaba sobre el muro de la qibla del templo musulmán, el cual estaba orientado normalmente hacia La Meca.