Productores piden que se vigile la comercialización de fruta tropical robada

Reclama que se establezcan patrullas de vigilancia en el campo

EFEMálaga
Productores piden que se vigile la comercialización de fruta tropical robada

La Asociación Española de Productores de Frutas Tropicales ha solicitado a la Subdelegación del Gobierno en Málaga el establecimiento urgente de una campaña de vigilancia y control exhaustivo sobre la comercialización de la fruta tropical robada en las provincias de Málaga y Granada.

El colectivo ha reclamado la presencia de patrullas de vigilancia de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en el campo, la vigilancia y el control en los puntos de comercialización de origen y procedencia de la fruta, así como del transporte de mercancía por carretera, sobre todo el de salida de las comarcas productoras.

Asimismo, ha exigido que se haga publicidad en los medios de comunicación de la citada campaña, su ámbito geográfico, espacio temporal y objetivos que persigue, puesto que de su conocimiento, dependerá en gran medida su éxito.

El presidente de la asociación, Miguel Gutiérrez, ha explicado hoy en un comunicado que el grueso de la campaña de recogida de mango en las comarcas productoras de Málaga y Granada da comienzo en la última semana de agosto y la primera de septiembre, prolongándose hasta mediados noviembre.

Según Gutiérrez, el inicio de la campaña por parte de los propios agricultores es el momento que esperan y necesitan los ladrones para intensificar sus acciones, ya que pueden camuflar su actividad e introducir en los canales la fruta robada con más facilidad.

El colectivo, con sede en Vélez-Málaga, ha hecho un llamamiento a los agricultores sobre la necesidad de denunciar cualquier robo sufrido por pequeño que sea, y al consumidor para que compre siempre la fruta en su comercio de confianza.

Gutiérrez ha destacado la importancia de aunar y concentrar los esfuerzos de todos los cuerpos de seguridad en los próximos dos meses, fechas en las que se produce el mayor número de robos de fruta.

Ha recordado las extremas condiciones climatológicas de esta primavera, lo cual ocasionará una escasa cosecha para este año, con lo que cualquier cantidad sustraída supondrá un elevado importe y perjuicio económico para el agricultor.

Por último, ha insistido en la importancia de que se materialicen algunas de las reformas legales anunciadas para frenar los robos en el campo, como que la diferencia entre hurto y delito no se mida por el importe de lo sustraído.