Dos mil metros de chapuzón solidario

Cerca de 500 nadadores de toda Andalucía participan en la segunda Travesía Desafío de los Acantilados de Rincón de la Victoria

EUGENIO CABEZASRINCÓN DE LA VICTORIA
Dos mil metros de chapuzón solidario

Un esfuerzo físico de gran envergadura pero que bien mereció la pena, no solo por el reto personal que supone nadar 2.200 metros en el mar Mediterráneo, sino porque con la inscripción de diez euros, los 486 valientes que se lanzaron ayer al mediodía a las playas de Rincón de la Victoria para participar en la segunda edición de la Travesía Desafío de los Acantilados, apoyaron la labor social de dos colectivos benéficos. En concreto, se recaudaron 4.400 euros una vez descontados los gastos de organización, que se destinaron al 50% para la Fundación Vicente Ferrer y para la Asociación de Cuidadoras y Enfermos de Alzheimer Bezmiliana (Asalbez) de Rincón de la Victoria.

La participación en esta segunda edición superó con creces la del año pasado, pues prácticamente se duplicó al pasar de 261 inscritos a 486. Además, ayer sí se pudo realizar la travesía tal y como se había planteado en 2012 cuando el oleaje obligó a acortarla, atravesando los acantilados de El Cantal, con salida desde la playa de La Cala del Moral y llegada en el litoral de Rincón de la Victoria, junto a la Oficina Municipal de Turismo. La procedencia de los inscritos volvió a ser de lo más diversa, con nadadores prácticamente de todos los puntos de Andalucía, destacando los cordobeses, granadinos y jiennenses, de todas las edades.

No en vano, la prueba contó este año con dos modalidades, una de 2.200 metros y otra de 800 metros, que incluyó solo un recorrido por la playa de Rincón de la Victoria. En la primera tomaron parte 360 nadadores, llegando a la meta 330. El primer clasificado en la general de la prueba larga fue fue el malagueño Javier Rico, del Real Club Mediterráneo, con un tiempo de 33 minutos y 37 segundos. Segundo fue el torremolinense y olímpico en Sidney 2000 Guillermo Mediano (34:17) y tercero quedó el rinconero Pablo Ramírez(34:24). En féminas, se impuso Maite Moreno (34:34), segunda fue María de Valdés (36:05) y tercera quedó Sara Ruiz (38:56). En la modalidad de 800 metros se impusieron Tamara Frías (17:09) y Jesús Badía (17:15).

El gran promotor de esta prueba, junto al Ayuntamiento de Rincón de la Victoria, ha vuelto a ser el nadador malagueño Christian Jongenel, quien ayer se mostró «muy satisfecho» al término de la competición. «Desde la Asociación Brazadas Solidarias estamos promoviendo este tipo de pruebas para aunar los retos deportivos individuales con la colaboración desinteresada con los más desfavorecidos, promoviendo la salida de la pobreza y la marginación social», apuntó el nadador, que es además embajador cultural de la Unesco.