Educación destituye a un director que dejaba comer a familiares y celebrar fiestas privadas en el colegio

La Delegación abrió una investigación tras la denuncia de unos padres contra el responsable del Sierra Bermeja de Estepona desde hace 27 años

M. ÁNGELES GONZÁLEZ

Gran parte de la comunidad escolar salió en su defensa tras la denuncia presentada por unos padres. Pancartas, camisetas, manifiestos, suelta de globos... todo era poco para mostrar su apoyo al que ha sido director del colegio público Sierra Bermeja de Estepona desde su apertura hace 27 años. Sin embargo, este empeño y las protestas ante la Delegación de Educación no han servido para evitar la destitución de José López, que ha sido investigado por numerosos motivos, entre ellos dejar almorzar en el comedor a personas ajenas al centro o celebrar un cumpleaños y una comunión en las instalaciones.

Finalmente, tras el informe de la Inspección educativa, se ha acordado la revocación del cargo, tal y como confirmó ayer a este periódico la Delegación provincial, que no facilitó más detalles al respecto. López, sin embargo, señaló que se ha considerado que ha cometido «cinco o seis faltas graves», por lo que se le ha abierto expediente. Ahora, este maestro, que puede seguir ejerciendo como tal en el colegio, está estudiando si recurre la decisión. «Yo acato la resolución», dijo ayer López, que a pocos meses de su jubilación asegura sentirse satisfecho «por la labor realizada todos estos años».

Lejos de negar todos los hechos de los que se le acusa, defiende buena parte de ellos. Tras la investigación abierta por Educación, admitía sin tapujos a este periódico que su hijo de 30 años había almorzado en varias ocasiones en el comedor escolar «para estar un rato conmigo y porque la comida está de lujo». Eso sí, puntualizaba que siempre ha pagado el menú, que los padres eran conocedores de ello y que nunca se le ha quitado el puesto a ningún escolar. En el informe de la Inspección se hacía referencia a que es frecuente que otras personas ajenas al centro coman en el centro y a que se ha permitido la celebración de fiestas privadas. El propio López, exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Estepona, admitió que profesores de otros centros educativos, exalumnos, así como hijos de otros docentes han comido allí.

En cuanto a las fiestas privadas, reconoce que a principios de año celebró en el colegio el cumpleaños de su nieta y que autorizó al conserje para que organizara allí el banquete de una comunión familiar. Además, el expediente de este caso refleja la queja de los denunciantes porque los alumnos tienen que ayudar a montar el comedor cada día y a recoger la mesa. Algunos padres piensan que es una costumbre peligrosa y apuntan a que una niña una vez derramó una olla con sopa caliente cuando la transportaba para servirla y se la echó encima, aunque las quemaduras no fueron graves. Además, señalan que sus hijos son sacados 15 minutos antes de las clases para estas labores.

Tanto López como las numerosas familias que le apoyan insisten en que es un centro «abierto y muy vivo», que la Delegación conoce su funcionamiento y que nunca ha habido problemas.