Una nueva vida en el mar

El CREMA devuelve a su hábitat a una tortuga boba tras once meses de recuperación por la ingesta de un anzuelo

ALEXIS OJEDAMÁLAGA
Imagen de la suelta de la tortuga esta mañana. :: SUR.es/
Imagen de la suelta de la tortuga esta mañana. :: SUR.es

Autoridades y miembros del Aula del Mar de Málaga se han dado cita esta mañana en el Puerto para devolver al mar un ejemplar de tortuga marina boba (Caretta caretta), que ha permanecido ingresada durante once meses en el Centro de Recuperación de Especies Marinas Amenazadas de Malaga (CREMA) a consecuencia de la ingesta de un anzuelo.

El animal, rescatado en la localidad onubense de Matalascañas, fue localizado por unos bañistas que lo vieron varar en la arena. A su llegada al CREMA, en agosto de 2012, con seis kilos de peso, presentaba un hilo de nylon por el pico tras lo cual le fue practicada una exploración completa. Las radiografías mostraron un anzuelo de tres púas en el estómago que era muy difícil de extraer, aunque por lo demás, la tortuga presentaba un buen estado físico y seguía ingiriendo comida a pesar de todo.

Dos semanas mas tarde, tras proporcionar alimento al ejemplar para que arrastrara el cuerpo ingerido, se le repitieron las radiografías, observando que el anzuelo seguía el trayecto natural para su expulsión. Actualmente, tras once meses de ingreso de la tortuga, el animal ha expulsado el anzuelo y se encuentra en perfecto estado con un peso de 7,400 kilos y una longitud de 37 centímetros.

"Es un día de celebración y alegría en el que por fin podemos devolver al mar esta tortuga que ha sido cuidada durante este tiempo por el CREMA, el único centro de este tipo en Andalucia. Es importante ayudar a la conservación natural de la fauna", ha señalado el alcalde de Malaga, Francisco de la Torre, que ha subido a un barco junto al presidente de la Diputación, Elias Bendodo; el delegado de Medio Ambiente de la Junta de Andalucia, Javier Carnero; y otro ediles malagueños, como Raúl Jiménez o Teresa Porras.

El objetivo era alejar al animal de la costa para que no cayera presa de las redes de pesca. Alcanzada la profundidad adecuada, autoridades y miembros del Aula del Mar de Málaga han soltado al animal, que se mostraba inquieto chapoteando en el agua. Una vez libre, ha desaparecido rápidamente entre las profundidades para iniciar de nuevo su vida, bajo del mar.

Fotos

Vídeos