Ciencias de la Salud abandona Martiricos

Esta facultad inicia la mudanza de sus enseres al nuevo edificio de la ampliación de Teatinos

SUSANA ZAMORAMÁLAGA

Era cuestión de tiempo y al final todo llega. La Facultad de Ciencias de la Salud deja tras varios años de estrecheces las instalaciones de la avenida de Martiricos. El pasado jueves empezó la mudanza al nuevo edificio de la ampliación de Teatinos, cuya construcción se ha prolongado durante 17 meses. De este modo, alumnos, profesores y personal de administración y servicios estrenarán el próximo curso 2013-14 (empieza a principios de octubre) uno de los complejos arquitectónicos más innovadores y modernos de la Universidad de Málaga (UMA). Sin embargo y aunque se planteó la posibilidad de que ya pudieran hacerse en la ampliación, finalmente los exámenes de septiembre se celebrarán en Martiricos. Así lo ha confirmado esta mañana la decana de Ciencias de la Salud, María Teresa Labajos, quien no oculta su satisfacción con esta nueva andadura que está a punto de iniciarse.

El proyecto se adjudicó a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Vías y Construcciones, S. A. y Guamar, S. A., y ha contado con un presupuesto de 12,5 millones para construir uno de los edificios más innovadores del campus, a pesar de que la emblemática torre de ocho plantas diseñada originalmente por el equipo de arquitectos del estudio de Juan Gavilanes tuvo que ser modificada a baja más tres para adecuarse a las exigencias de Aena, que puso reparos al proyecto al considerar que podría interferir en la trayectoria de salidas de emergencia del aeropuerto malagueño.

Precisamente esta cuestión ha sido el origen de la demora de cuatro años que ha sufrido este edificio. Este espacio se quedó pequeño hace años, problema que se agravó con la llegada de los estudios de Podología y Terapia Ocupacional y los másteres y que se volvió insostenible cuando hace cuatro años se empezaron a impartir los grados. Esta facultad fue pionera en la puesta en marcha de los grados, por lo que es uno de los poco centros en los que la diplomatura se extinguió por completo y en 2011 salío de sus aulas la última promoción de diplomados.

El nuevo centro albergará 1.400 alumnos entre Enfermería, Podología, Terapia Ocupacional y Fisioterapia. La principal novedad en este aspecto es que tras el cierre de la Escuela de Enfermería de la Diputación, la UMA empezará a acoger a estos alumnos, por lo que un grupo que antes podía tener 100 alumnos, ahora tendrá alrededor de 160.

Fotos

Vídeos