Las incondicionales de Alejandro Sanz

Han dormido en tiendas de campaña, han dejado a los niños en casa, alguna está embarazada y hay quien ha viajado desde Dubai. Todo sea por verle esta noche de cerca en el Martín Carpena

REGINA SOTORRÍOMÁLAGA
Una veintena de fans guardan fila desde primera hora en el Martín Carpena para estar lo más cerca posible del cantante. :: R. Sotorrío/
Una veintena de fans guardan fila desde primera hora en el Martín Carpena para estar lo más cerca posible del cantante. :: R. Sotorrío

Algunas han pasado la noche en tiendas de campaña, otras llegaron de madrugada directamente del concierto de anoche en Granada. Unas llevan su música en el móvil, otras lo tienen tatuado en la pierna. Son las incondicionales de Alejandro Sanz y ya cuentan las horas que les quedan para ver a su «ídolo» en Málaga. Una veintena de fans guardan fila desde primera hora en el Martín Carpena para estar lo más cerca posible del cantante de 'Corazón partío'.

«Lo que se siente cuando se le ve... no se puede explicar», asegura Miriam Muñoz, de 32 años. Por eso, esta madrileña presidenta de su club de fan en España y coordinadora de una comunidad de seguidoras internacional le sigue allá donde va. «Solo viajo cuando Alejandro Sanz está de gira. Le acompaño en todos los conciertos», afirma la joven. Como ella, la malagueña Raquel Campos, de 35 años, acampó frente al Carpena tras la actuación de Granada. «Esto hay que sentirlo», dice.

Por Alejandro Sanz, «todo». Por eso, Manuela Matas deja hoy con el padre a sus dos niños para hacer guardia en el palacio de los deportes; Jacinta Escobar le ha pedido a su padre que se quede al frente de la peluquería que regenta «Es un día sagrado», afirma y Thais Moreno se coloca a la cola con su sillita de plástico embarazada de dos meses. «Esto no me lo podía perder, siempre lo he hecho», declara.

Y eso que todas ellas compraron una Entrada Premium. 75 euros que les garantiza estar cerca del escenario. Pero no se conforman con eso: quieren la primera línea. Rosi Jiménez se quedó sin ella, y ahora guarda cola desde las cinco de la mañana al otro lado del Martín Carpena, en la zona de acceso a pistas. «Al menos seré de las primeras no-premium», bromea esta joven, que se ha pedido vacaciones en Dubai, donde trabaja, para estar en Málaga. No hay distancias cuando se trata de Alejandro Sanz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos