Detienen a un vigilante de seguridad y a una mujer en paro en una operación contra la pornografía infantil

La colaboración ciudadana fue clave en la investigación, que se saldó con 41 imputados en 18 provincias españolas

JUAN CANO

La colaboración de los internautas fue clave en la investigación. Las denuncias en comisaría o los correos electrónicos que enviaron han permitido a la policía desmantelar una red de distribución de pornografía infantil. Hay 25 detenidos y 16 imputados en la 'operación Ciudadano', que se ha extendido por 18 provincias españolas. Málaga está entre ellas. En la Costa del Sol han sido arrestados un vigilante de seguridad y una mujer un perfil muy poco frecuente en este tipo de casos que actualmente está en paro, según ha podido saber SUR.

La red supuestamente distribuía en Internet vídeos que contenían abusos sexuales contra niños menores de ocho años. Algunos de ellos había sido grabados en España, aunque la mayoría fueron filmados en zonas de turismo sexual, como Asia, Sudamérica o Europa del Este. Tras identificar los domicilios desde los que se habían efectuado las descargas o se compartieron los archivos, se realizaron registros de forma simultánea en Málaga, Granada, Sevilla, Cádiz, Huelva, Madrid, Barcelona, Ávila, Tarragona, Córdoba, Vizcaya, Valencia, Islas Baleares, León, Valladolid, Zaragoza, Guadalajara y Castellón.

Los investigadores realizaron dos registros en distintos puntos de la provincia malagueña en los que se incautaron de seis discos duros y un ordenador portátil que están pendientes de un análisis pericial. Aparte de las detenciones del vigilante de seguridad y la mujer, la policía imputó en Málaga a un ciudadano extranjero, según apuntaron las fuentes consultadas.

La policía destacó la importancia que la colaboración ciudadana ha tenido en la operación, que se ha desarrollado gracias a las informaciones aportadas por distintas personas, bien a través de denuncias en comisarías o mediante el correo electrónico denuncias.pornografia.infantil@policia.es.

Así, los agentes analizaron casi 31.000 conexiones que permitieron identificar a 48 usuarios en toda España.