Encuentran una carabela portuguesa en Marbella

Varias personas alertaron al Servicio de Emergencias 112 del hallazgo y la Policía Local se ocupó de retirarla de la playa.

ÁLVARO FRÍASMarbella
La carabela portuguesa encontrada ayer. Sur/
La carabela portuguesa encontrada ayer. Sur

Su brillo les llamó la atención. Se encontraba flotando en el mar y lograron llevarla hasta la arena. Una vez fuera del agua el hallazgo les sorprendió a todos: era una carabela portuguesa. Los hechos tuvieron lugar durante la tarde de ayer en Marbella. Varias personas se encontraban en uno de los espigones de la playa El Duque, de Marbella, cuando observaron algo en el agua. Según han explicado varias personas que se encontraban en el lugar de los hechos, con las cañas de varios pescadores que estaban en la zona consiguieron sacarla del agua.

Sobre las 17.40 horas, el Servicio de Emergencias 112 empezó a recibir llamadas de particulares, alertando del hallazgo. Desde este organismo han explicado que las personas que avisaron aseguraban que no había ninguna persona herida, pero insistieron en la peligrosidad de la carabela portuguesa.

Por ello, desde el 112 llamaron al Servicio de Playas del Ayuntamiento del municipio y a la Policía Local. Finalmente, fueron unos agentes quienes acudieron a la playa y la retiraron, según han indicado las fuentes.

Pero éste no fue el único avistamiento que tuvo lugar ayer en la provincia de Málaga. El servicio de emergencias también recibió varias llamadas de la zona oriental de la Costa del Sol alertando de la presencia de carabelas portuguesas.

Fue sobre las 14.20 horas, y los particulares aseguraban haberlas visto en varias playas de Rincón de la Victoria. Sin embargo, la Guardia Civil y la Policía Local, que fueron movilizados por el dispositivo de seguridad, aseguraron que no había nada en el agua, según han expuesto desde el 112.

La medusa que no lo es

Uno de los nombres por los que se conoce a la carabela portuguesa es el de 'medusa asesina'. Sin embargo, de esta especie marina solo tiene la pinta, ya que en realidad se trata de un hidrozoo sifonóforo de la familia Physaliidae. Son organismos cuyos individuos se especializan en mantener viva la colonia.

Este organismo está compuesto por una especie de vela gelatinosa que le permite recorrer largas distancias impulsada por los vientos, las mareas y las corrientes marinas. De su cuerpo, cuelgan numerosos tentáculos, que están provistos de cápsulas urticantes denominadas cnidocitos que pueden paralizar a un pez grande y afectar seriamente al ser humano, para el que representa un peligro.