Los profesores de la UMA se ponen las pilas

El 57% de los peor valorados por sus alumnos logra invertir esa opinión en un año

SUSANA ZAMORA
La rectora, en la presentación del estudio./
La rectora, en la presentación del estudio.

La opinión que los estudiantes de la Universidad de Málaga tienen, en general, de sus profesores es bastante buena. De hecho y desde hace nueve años, los docentes pasan el trago de ser evaluados por sus alumnos, pero siempre aprueban con notable. Más del 90 por ciento de esos docentes son valorados positivamente, ¿pero qué pasa con los que no pasan el corte? A todos ellos se les comunica los resultados de la encuesta de opinión del alumnado que cada año realiza el Centro Andaluz de Prospectiva y la Universidad de Málaga con el fin de que mejoren en los aspectos que flaquean. El resultado, en este caso del sondeo realizado el curso 2011-12, es que el 57% de los profesores que suspendieron en el anterior (solo un 6,3 por ciento) son ahora mejor vistos por sus alumnos. La progresión es significativa, ya que cuando se empezaron a hacer estas encuestas el porcentaje de docentes suspensos era más del doble (un 14 por ciento).

Si bien la nota media del 93,7 por ciento de profesores que aprueban es de notable, en esta ocasión crece con respecto al año anterior de 7,70 en 2010-11 a 7,76 sobre 10 en 2011-12. La calificación global supone una mejora respecto a la valoración media realizada en años anteriores, según pusieron de manifiesto la rectora de la Universidad de Málaga, Adelaida de la Calle, y el director del Centro Andaluz de Prospectiva, Antonio Pascual. Para ambos, los objetivos se están consiguiendo: afianzar las fortalezas de los distintos departamentos y eliminar las debilidades.

Los datos presentados hoy responden al análisis de los casi 5 millones de items. de los 122.919 cuestionarios pasados a los alumnos y en los que han sido evaluados en total 2.073 profesores. El fin último de este trabajo es saber lo que opinan los estudiantes de la programación docente de la UMA, así como los criterios de evaluación, la planificación, el ambiente de clase y las habilidades didácticas, entre otras cuestiones.

Se trata de un estudio exhaustivo, individual y secreto, según precisó Pascual, donde el alumno valora de 1 a 5 el trabajo que realiza el profesor en el aula. Cada cuestionario se compone de un total de 28 preguntas.

Los estudiantes le dan un notable alto (8,66) al cumplimiento de las obligaciones docentes, mientras que en el apartado vinculado a la planificación de la asignatura, el 86,1 por ciento de los alumnos dice que el profesorado se ajusta a ello. Al hilo de ello, el 41,6% le concede la máxima valoración (5). También resulta muy bien valorado el trato de los docentes con los alumnos (casi un 8,6), el buen clima de trabajo y participación (está de acuerdo el 83,2% de los encuestados) y el interés de las asignaturas, ya que siete de cada diez estudiantes se interesa mucho o bastante por ellas.