De la Torre: «No buscamos la recaudación con el SARE. Siempre buscamos la calidad de vida y la felicidad de los malagueños»

Envuelto en pleno plan de austeridad y en varias polémicas, el alcalde de Málaga no rehúye ninguna cuestión y da su particular visión de las mismas

JAVIER RECIOMÁLAGA
El alcalde de Málaga, en su despacho, durante la entrevista.:: Salvador Salas/
El alcalde de Málaga, en su despacho, durante la entrevista.:: Salvador Salas

Francisco de la Torre posa sonriente en los pasillos del Ayuntamiento donde más de uno quisiera verlo colgado ya. Que nadie piense de forma maliciosa. El alcalde está junto a la galería que rinde homenaje a los que ya han sido alcaldes de Málaga. Sin embargo, el actual regidor no piensa precisamente en este momento en la hora de pasar a la posteridad municipal. Envuelto en pleno plan de austeridad y en varias polémicas, el primer edil no rehúye ninguna cuestión y da su particular visión de las mismas. De la Torre en estado puro. Pasen y lean.

Valiente comienzo de curso político...

Valiente comienzo de curso político tiene muchas formas de entenderse. ¿En qué sentido me lo dice?

Bueno pues las polémicas que se han suscitado, como la suya con Zoido, el suelo del bulevar y, sobre todo, la implantación del SARE en dos barrios.

Yo veo que en este último tema hay bastante consenso, no digo cien por cien, entre los vecinos y los comerciantes.

Hombre, los comerciantes no parecen que estén muy contentos.

Los comerciantes dicen que este sistema permite una rotación de público que le viene muy bien a sus negocios. Nuestra idea es perfeccionar el sistema, en el sentido de permitir hasta dos horas, bajar precios para que sea lo más económico, aunque no hay que olvidar que se tiene que fomentar la rotación. Las ciudades modernas tienen este sistema, será por algo.

A lo mejor es por el afán recaudatorio.

No es nuestro caso. Nuestra idea es incluso reducir el precio, solo queremos cubrir gastos del servicio: la instalación de las máquinas y el personal que las atiende. Eso es lógico.

Si no se instalan, no habrían tales gastos...

Ya, ya, pero se utilizan para ordenar. El espacio es de todos. ¿Es bueno que alguien deje el coche en un mismo sitio cuatro semanas seguidas? No parece lógico que se privatice de esa forma.

Con esa teoría, tendría que instalar el SARE en todos los barrios.

No, no. Solo donde haya necesidad para los residentes y para los comerciantes. Se suele poner en zonas de comercios y donde haya servicios públicos que haga necesaria la rotación. En definitiva, donde hay una demanda de aparcamientos superior a la oferta.

Pues mire, en los dos barrios donde se ha instalado el SARE ya hay dos aparcamientos municipales subterráneos para que exista esa rotación. Y no están llenos.

Pero estos son más baratos. Le estamos haciendo competencia a los propios aparcamientos municipales y no nos importa. Si hubiera habido ese afán de recaudación ya lo hubiéramos hecho antes. Al SARE no se le ha dedicado mucha atención y creo que es un buen instrumento para la movilidad, no para la recaudación.

A ver si al final va a parecer que al vecino le gusta...

Hasta ahora, mayoritariamente la gente está más a favor que en contra. Ahora bien, estas cosas hay que dejarlas que rueden, que se usen, veremos cómo podemos modular los precios. El balance será favorable, porque racionalizas un espacio y se hace más cómodo el barrio. Los comerciantes del mercado de El Perchel están encantados con este sistema. Si el comercio tiene atractivo lo que le interesa es que haya zonas de aparcamientos de rotación para captar más clientes. Yo recuerdo hace unos años que una heladería se hizo famosa e iba gente de toda Málaga. Si hubiera habido una zona de aparcamiento de SARE hubiera sido más cómodo para todos.

No me diga que va a poner el SARE también donde está la heladería Inma, en Las Delicias.

Ja, ja... Yo no he dicho cuál es...

Pero conociendo un poco la ciudad ya se sabe cuál era...

Sí, sí, pero no deduzca de mis palabras ninguna intencionalidad en ese sentido. Lo que sí le digo a modo de ejemplo es que el SARE es un equipamiento que ayuda a los comercios, que sirve para revitalizar. Lo que sí hay que ver es compensar a los comerciantes que no son residentes en las zonas donde tienen sus comercios. Que quede claro que no buscamos recaudación, sino que buscamos calidad de vida y felicidad para todos los malagueños.

Habrá que ver si esa felicidad es compartida. Cambiemos de tercio, le apuntaba antes su enfrentamiento con Zoido.

Yo no he tenido ningún enfrentamiento. Solo he comentado que no estaba de acuerdo si efectivamente Zoido hubiera dicho que se pararan las obras del metro de Sevilla y Granada para que empezaran líneas nuevas de Sevilla. Yo estoy seguro de que él no dijo exactamente eso. Yo he planteado en Málaga que se termine lo hecho y seremos comprensivos con la crisis. Lo que ocurre es que la Junta dijo que estaba todo listo para licitar el tramo hasta La Malagueta. Lo dijo el señor Salvo y alguien con más autoridad de la Junta. Y alguno y alguna más. Y luego viene la consejera nueva y dice que se ha encontrado todo paralizado, pero no de ahora, sino desde hace mucho tiempo. ¿Qué trataba el gobierno que salía? Dejar el marrón al nuevo gobierno, porque pensaban que iba a gobernar el PP. Y en Sevilla hicieron lo mismo.

¿Ha hablado usted con Zoido para aclarar el tema?

No he tenido ocasión.

Otro tema que no acaba de cerrarse es el del bulevar, pues parece que Fomento no se da por satisfecho con las compensaciones que ya ha realizado la ciudad. Menos mal que todo iba a ser más fácil con el Gobierno del PP.

Vamos a ver. Yo dije que íbamos a tener una lealtad mayor, pues yo no puedo decir que el Gobierno anterior fuera leal con Málaga en esta materia, pues solo pusieron problemas en Málaga a la hora de liberalizar suelo, mientras que en otras ciudades, como en Cádiz, Sevilla y Córdoba, algunas de ellas gobernadas anteriormente por el PSOE, lo hicieron sin poner problemas. Podríamos hacer una tesis sobre este tema, cómo quisieron complicarnos la vida para retrasar las obras del bulevar.

Pero eso es agua pasada. Ahora hay otra ministra.

Pero es que hay que contarlo así, para no desvirtuar el tema. Al poco tiempo de sentarnos a negociar con el equipo de... ¿ Antonio González se llamaba?, sí del equipo de Magdalena, yo ya tenía datos de que las cuentas nos salían muy bien, pues pusimos no solo 40 millones, sino también suelo. Es más, que en la hipótesis más desfavorable empatábamos y en la favorable, nos debían dinero. O sea, que les salió el tiro por la culata.

O sea, que al final Adif debe dinero a Málaga.

Yo no voy a reclamar nada. Solo digo, como decía antes, que lo que pusimos es suficiente. En la nueva etapa no ha habido una sola reunión.

Eso es lo que no se entiende.

¿Por qué?

Pues porque dijo que tendría más fluidez con este equipo.

¿Qué urgencia tengo? Tengo la obra en marcha, nadie la va a frenar, sé que tengo las cuentas favorables...

Entonces le parece normal que no se haya reunido.

Pero si yo no me reúno.

Sus técnicos.

Los técnicos tienen mil cosas que hacer y habrán tenido la oportunidad. No les he puesto a parir a los técnicos de la Gerencia, porque esa es una palabra muy dura, pero sí les he dicho que no es bueno que dejen estas cosas paradas, porque estas cosas tal... Lo que sí estoy seguro es que los responsables de Adif no pondrán problemas. Y eso antes no podía decirlo.

Sin embargo, eso no se traduce en la respuestas escritas que ofrece el Gobierno...

La respuesta lo que dice entre líneas es que hay una negociación y que hay una compensación, que me permite decir que no pondremos más. Me ratifico.

Lo que hace falta es que lo ratifiquen ellos.

Pero, jolines, si los técnicos de ellos y los nuestros ven que salen las cuentas no hay problemas. Si lo hubiera yo ya hubiera ido a hablar. De verdad, no hay problemas, por más que el señor Heredia quiera buscar las cosquillas.

No sé si le voy a buscar las cosquillas ahora con otro tema: el campamento Benítez. Sigue sin firmarse la cesión.

Lo que está claro es que el Gobierno actual ha anunciado que lo cederá gratis. La cesión no se ha firmado porque está recorriendo su itinerario burocrático.

Del Astoria, ni hablamos...

No, no, hablamos de lo que quiera.

¿ué le puede decir a los malagueños sobre este tema?

Hicimos una inversión muy importante. Compramos una manzana estratégica con una visión de mejorar nuestra oferta cultural.

Hay que tener cuidado, porque las manzanas pueden pudrirse si se dejan olvidadas en los cestos...

Procuramos que no sufra más daños ni lo ocupe nadie. Tenemos proyectos interesantes, en el ámbito de la colaboración público-privada.

¿Podría adelantar algo?

No, en estos temas es mejor no decir nada hasta que no esté cerrado el pliego de condiciones.

Por cierto, ¿hasta cuándo va a estar acumulando polvo el cubo de cristal que tiene usted enfrente del Ayuntamiento?

Es que ese edificio del puerto aún no está puesto a nuestra disposición. Nosotros sí nos preocupamos por conseguir seis mil metros cuadrados para uso cultural en el Plan del Puerto, algo que no existía cuando yo llegué a la Alcaldía. Ese espacio no está en manos municipales, es más, creo que todavía no está ni siquiera en manos del Puerto, que debe recepcionarlo primero. No sé si falta que estén listas unas conexiones potentes de electricidad para poder plantear después cualquier actuación.

No parece que el problema ahora, en cuanto a lo que se va a hacer allí, sea por la conexión eléctrica, con los buenos casetones que hay en la esquina...

Y que hay que quitar, por cierto. Es que aunque parece que es municipal aún no lo es, aunque en paralelo ya estamos trabajando en ello, y quiero ser discreto.

Pues hablemos entonces de un edificio que sí es municipal ya: Tabacalera. ¿Qué novedades hay sobre el mismo?

Tengo novedades, pero no las puede decir.

Tampoco. Qué mala suerte...

Ja, ja, la vida es así. Tenemos proyectos de ámbito cultural muy ambiciosos.

Antes, con Art Natura, no tenía usted este pudor, pues se presentaban todas las piedras.

Se contó cuando ya estaba definido. En principio le adelanto que habrá un gran proyecto. Tabacalera es un gran equipamiento para la zona oeste, como lo será el auditorio. Formará un gran eje cultural, junto con el CAC.

Parece que hay un ataque de amnesia colectiva con el cauce del Guadalmedina, una vez que se ha resuelto ya el concurso de ideas.

Yo sí he hablado de este tema. Hay que formar un consorcio en el ámbito de la Fundación Ciedes que retome la herencia del concurso, que plantee todo lo mejor de las opciones que han ganado. Yo creo que habrá que mantener abierto gran parte del cauce teniendo en cuenta siempre los 600 metros cúbicos que hay que reservar para las posibles avenidas de agua. Es mal momento para las inversiones.

¿Cómo valora su participación en el Senado?

Yo no voy a cambiar en ocho meses un montón de años en los que no ha calado el mensaje de la necesidad de llevar a cabo la descentralización hacia los ayuntamientos Y esto no se ha hecho no por culpa del Senado, sino por las comunidades autónomas. Ahora se está repitiendo el centralismo pero en 17 autonomías, por lo que se está creando un Estado policentralista, si se me permite esta expresión de nuevo cuño.

¿Y ese mensaje no lo podría lanzar desde el Ayuntamiento?

¡Si lo he lanzado! ¿Y qué he conseguido?, cero.

Entonces piensa que estando en el Senado sí lo conseguirá.

Al menos lo estoy intentando. Y ya he recordado que cuando se hablen de competencias se tiene que tener en cuenta las entidades locales. Yo tengo una importante experiencia vital, porque viví la Transición y cuando se hizo la autonomía no se hizo para que pasara lo que está pasando ahora. Tendría que haber habido un traspaso de competencias en cascada, hasta llegar a los ayuntamientos. Yo me quedo más tranquilo si al menos lo intento en el Senado.

Por cierto, ahora que va usted cada dos semanas por Madrid y que suele ser una persona que se fija en los detalles, ¿le parece que Málaga es una ciudad limpia en comparación con Madrid?

Sí. Nadie puede decir que Madrid esté más limpio que Málaga. Entre otras cosas porque nosotros hemos mantenido el nivel de servicios, más que en Madrid, que sabiendo que está gobernada por el PP, ha tenido que hacer unos ajustes más duros que nosotros. También quiero resaltar que pagamos en 26 días a los proveedores, algo que hay que recordar al hilo de esta pregunta, pues muy pocos ayuntamientos hacen esto y por eso no hemos tenido que acogernos al plan de pago de proveedores, y mantenemos la calidad de nuestros servicios.

O sea, que para usted el servicio de limpieza es de calidad.

Claro que sí.

Pues hay muchas protestas de los vecinos.

Es que hay que aclarar que en limpieza tan importante es limpiar como que se mantenga limpio.

La culpa es de los malagueños.

No todos, no todos. Los propios trabajadores de Limasa me lo comentan cuando me dicen que limpian y al rato pasan y no saben si lo han hecho por cómo se lo encuentran. Dura muy poco limpio.

¿Entonces es casualidad que dure más limpio el Centro que los barrios?

No es así, no es así. Aunque sí es verdad que en el Centro hay limpieza todos los fines de semana y en los barrios no hay barrido todos los días. Lo normal es que lo que se limpie no dure horas, sino días, y no ocurre así. Le voy a hacer una reflexión. Enfrente de las instalaciones de su periódico, en La Rosaleda, ahora que estamos en Champions, habría que comparar que la acumulación de suciedad que se produce aquí no se produce en los estadios de la Europa central. Tenemos que conseguir eso, estar también en la Champions de la limpieza. Los papeles no se tiran solos, no los tiran los ángeles. Una parte de los malagueños sí lo hace.

Mire, pero la acumulación de suciedad en las aceras que hay en el barrio donde está el periódico...

Efectivamente, pero esa es otra cuestión, la del baldeo. Llevamos 110 días en Málaga sin que caiga una gota de lluvia. Cuando llueve la ciudad luce de otra manera.

Pero eso ya lo sabemos, las cosas son como son y aquí llueve poco.

Sí, sí. Dicho todo eso, queda camino por recorrer. Estamos haciendo más parques caninos, con más presión de multas a los que no recogen los excrementos... Y en cuanto a los baldeos hay que incrementarlos. Pero insisto, hay que concienciar a la gente. Es más, en términos generales le digo que hay mucha gente que me ha alabado la limpieza de Málaga. También me la han criticado, pero hay más gente que me la alaba. Y estoy hablando de mucha gente de fuera, que tras estar varios años sin venir me dicen que el cambio es muy favorable.

La legislatura pasada hubo desbandada en las filas socialistas, en esta se irá el portavoz de IU y el fichaje estrella del PSOE pasa a un segundo plano. ¿Qué hace usted con la oposición, que los aburre?

Yo lo que hago es cooperar con ellos para que tengan toda la información. Es más, a nivel de retribuciones somos un ejemplo para que puedan desarrollar plenamente a su dedicación.

Le estaba echando un piropo, porque parece que no se desgasta.

Ya, ya, pero es que no quería presumir de ello y no quería contestar que ven pocas perspectivas de ganar...

La verdad es que el piropo venía con una trampilla, porque también aburre a los que aspiran a sucederle dentro de su partido.

Ja, ja, ja. Yo no sé quién tiene esa aspiración.

Alguno habrá. Por ejemplo, su concejal de Cultura y primer teniente de alcalde ya dijo que sería un honor para él ser alcalde de Málaga.

Y seguro que para más concejales también, y están entusiasmados con su trabajo.

Ya, pero le comento con la posibilidad de sucederle. Más claro. ¿Cabe la posibilidad de que algunos de ellos sean los próximos cabezas de lista del PP en las próximas municipales?

Estaba seguro de que me haría esta pregunta.

Todavía no me he aburrido.

Ja, ja. La respuesta sigue siendo la misma. Yo no contemplo este tema. Quedan tres años y dependerá cómo me sienta de fuerzas, de ilusión, de proyectos. Uno tiene que autoanalizarse y verse, y ver si puedo seguir siendo un activo activo, valga la redundancia. Sigo notando el aecto de la gente. Hay mil ocasiones en los que estoy en contacto y lo palpo. Tengo vocación de servicio a mi ciudad, aunque es cierto que no tengo ya veinte años.

Acaba de hablar de proyectos, y no le parece que siempre se hablan de los mismos proyectos.

Lo que ocurre es que aquí se amortizan muy pronto los proyectos. Por ejemplo, no se da importancia al auditorio, donde yo he pedido que haya una financiación pública-privada y las demás administraciones no dicen nada.

Perdone, pero el auditorio suena a un proyecto muy antiguo.

Mire yo podría escribir si no uno sí medio libro sobre por qué no se ha hecho el auditorio desde el año 1982.

Quizá ese sea el problema de Málaga, que se pueden escribir libros y libros sobre por qué no se han hecho los proyectos.

Sí, pero hay que analizar las cosas. Yo he tenido una falta de apoyo de la Junta en este tema. Hay una deuda con Málaga en este asunto y todos, incluyendo los medios de comunicación, tenemos que impulsar este proyecto, que ya está hasta terminado... Sevilla, por ejemplo, tiene el Maestranza, la SGAE sin terminar...

Y encima su compañero quiere un estatuto de capitalidad.

Ja, ja. Ya ha dicho él que no es tiempo para hablar de este asunto. Aunque nunca habrá tiempo para hablar del mismo si conlleva dinero. De lo que hay que hablar es de la descentralización para que no digamos que estamos peor con Sevilla que con Madrid.

Bueno, no le molesto más, para terminar...

No me molesta, por mí podemos estar hablando una hora más.

Ya veo que se está calentando . Póngase una nota.

Yo no debo ponerme notas. Son los ciudadanos, y yo noto que me dan una nota muy buena. A lo mejor es que los que hablan conmigo son muy amables, aunque en general suelo recibir muchas palabras de gratitud, no el cien por cien, pero sí muy cercano al cien por cien, aunque esto no es una encuesta. También mantengo encuentros con gente crítica, que además cuando hablas con ellos acaban cambiando su opinión cuando se le explican las cosas.

Usted también cambiará alguna vez de opinión...

Claro que sí, claro que sí. Dialogar es bueno.

Muchas gracias por este diálogo.