El Museo Picasso Málaga eleva el cartel a la categoría de obra de arte

La pinacoteca reúne en una exposición 174 piezas originales de autores como Matisse, Toulouse-Lautrec, Man Ray o Maiakovski

A. J. LÓPEZMÁLAGA
Vista de la muestra. / Foto Carlos Moret/
Vista de la muestra. / Foto Carlos Moret

Nada peor para la fascinación que la cotidianidad. Y, sin embargo, un adecuado cambio de escenario, de paisaje, sirve a menudo para que lo visto una y mil veces adquiera el brillo de la novedad, el fulgor de lo que parece único. Sucede desde hoy en el Museo Picasso Málaga (MPM), que eleva a la categoría de obra de arte una disciplina popular y efímera como el cartel. Lo hace a través de una exposición que reúne un conjunto de 174 piezas originales de autores como Henri Matisse, Alexander Rodchenko, Man Ray, Ramón Casas, Vlamidir Maiakovski o Henri Toulouse-Lautrec.

Y justo a ese último ha señalado el comisario de la exposición Carlos Pérez como una figura clave a la hora de buscar "nuevos lenguajes" para un reclamo presentado aquí como "un vehículo para transmitir no sólo mensajes comerciales, sino también políticos". Así, 'El cartel europeo 1888-1938' ofrece desde el primer modernismo vinculado a Toulouse-Lautrec, Jules Chéret o Ramón Casas hasta el racionalismo y el constructivismo característico de los países del Este de Europa durante el primer tercio del siglo XX.

En este sentido, el director artístico del MPM José Lebrero ha destacado el "carácter europeísta" de un proyecto que podrá visitarse en el Palacio de Buenavista hasta el próximo 16 de septiembre. "Además, se su valor estético, estas obras son un testamento antropológico muy importante para comprender cómo cambia Europa en esos años"; ha sostenido Lebrero, quien ha destacado que el montaje de la muestra "evoca la calle" mediante la instalación de las piezas en andamios que ocupan la parte central de la sala de exposiciones ubicada en la planta superior de la pinacoteca de la calle San Agustín.

Campañas centradas en productos concretos como Anís del Mono o los neumáticos Michelín comparten escenario con piezas instaladas en el imaginario colectivo como el conocido cartel de Benjamín Palencia para la compañía teatral La Barraca de Federico García Lorca, aquel 'Bianco & Negro' elaborado por Marcello Dudovich en 1908 para el Teatro Dal Verme o anónimo para anunciar el 'Acorazado Potemkin' de Serguéi M. Eisenstein que presenta la proa de la embarcación entre potentes letras cirílicas.

Piezas procedentes de colecciones públicas y privadas como la de Merril C. Berman, el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York, el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) o el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Un proyecto que combina las piezas gráficas con la proyección de varios audiovisuales y que saca de su contexto al cartel de finales del siglo XIX y principios del XX para presentarlo como espejo y resumen de una época.