Un virus amenaza con dejar sin Internet a millones de ordenadores

El 8 de marzo podrían quedarse sin acceso a la Red los equipos 'secuestrados' por una organización criminal desarticulada por el FBI

M.ÁNGELES GONZÁLEZMálaga

Millones de ordenadores de todo el mundo están en peligro. Un virus propagado por una organización criminal desarticulada por el FBI podría dejar sin Internet a los equipos infectados a partir del 8 de marzo. Ese día, los servidores de los delincuentes se cerrarán definitivamente y los usuarios de las computadoras 'secuestradas' por el troyano DNS Changer no podrán acceder a la Red.

El Gobierno español ya se ha hecho eco de la advertencia lanzada por diversos organismos de seguridad en Internet a nivel mundial y el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (Inteco), adscrito al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, avisa en su página web (http://www.inteco.es/) de la peligrosidad de este 'malware', que ha 'secuestrado' varios millones de ordenadores, según explica hoy la compañía G Data. Este troyano manipula la configuración de la conexión a Internet y el propio 'router' de sus víctimas para controlar su navegación en función de los intereses de sus creadores. Uno de los inconvenientes, según G Data, es que a pesar de la eliminación del virus, los cambios provocados permanecen y es necesaria una reconfiguración. «Si no se restablecen los valores originales, cuando el FBI cierre definitivamente los servidores de los delincuentes el próximo 8 de marzo, cuatro meses después de que fueran detenidos sus creadores, los afectados no podrán conectarse a Internet», alerta la multinacional alemana.

A nivel general, para evitar riesgos innecesarios, G Data recomienda utilizar siempre una solución antivirus que incluya un filtro web capaz de monitorizar de forma permanente el tráfico web y un sistema antispam que elimine los correos no deseados. Asimismo, recuerda que el sistema operativo, el navegador y el 'software' antivirus, así como el resto de programas, deben ser actualizados de forma permanente para evitar que los cibercriminales puedan aprovechar sus brechas de seguridad. También es aconsejable modificar las contraseñas que por defecto protegen los 'routers' tan pronto como estos empiezan a funcionar.

Si el ordenador ha sido infectado por 'malware', todas las contraseñas, incluidas las de cuentas de correo electrónico, banca 'online' y redes sociales, deberían ser modificadas inmediatamente.