La urgencias del Hospital Clínico reducen a más de la mitad el tiempo de encame de los pacientes en las plantas

El centro hospitalario dispone diariamente de 60 camas más que el año pasado tras disminuir el plazo medio de ingreso de los enfermos

ÁNGEL ESCALERAMÄLAGA

El tiempo medio que transcurre hasta que los pacientes de urgencias del Hospital Clínico Universitario son encamados se ha reducido a más de la mitad en 2011. Así lo ha dicho esta mañana el gerente del centro hospitalario, Tomás Urda, que ha ofrecido un balance de las actividades realizadas el año pasado en el Clínico. Esa demora media es de seis horas frente a las doce o catorce de 2010, que en momentos puntuales fue de hasta 24 horas.

La reducción de ese plazo ha sido posible gracias a una serie de actuaciones que han agilizado los procesos. De ese modo, el hospital cuenta ahora con sesenta camas disponibles más que en 2010, lo que facilita que esperen menos los pacientes que provienen de urgencias y que no haya que suspender operaciones programadas.

Urda ha indicado que, además de rebajar considerablemente el tiempo que transcurre hasta que los pacientes de urgencias son encamados, se ha logrado que casi todos vayan a las plantas que les corresponden, lo que garantiza una mejor asistencia. «Preferimos que un enfermo espere un poco más en urgencias que enviarlo a una planta que no es la suya», ha señalado el gerente.

A lo largo de 2011, el hospital redujo la estancia media en 1,35 días, lo que se suma a la mejora ya alcanzada el año anterior. La mayor capacidad de respuesta de los servicios de diagnóstico y la mejor coordinación entre las unidades clínicas han sido las claves en esta disminución de la estancia media, que tiene un impacto muy importante en la seguridad del paciente, el confort del mismo durante su ingreso y el funcionamiento de otras áreas del hospital, como la de urgencias o la de cirugía programada.

Por otra parte, el Clínico ha conseguido rebajar en 25 por ciento su lista de espera. Ese hecho ha sido posible a que se ha operado más y ha habido un mejor aprovechamiento de los recursos. El año pasado se hicieron 21.832 intervenciones quirúrgicas, unas 1.700 más que en 2010, con un descenso de ocho días de la demora media para pasar por el quirófano.

Ha habido un importante aumento de las operaciones de cirugía mayor ambulatoria (CMA), en las que los enfermos reciben el alta el mismo día en que son intervenidos. En 2011 se hicieron 2.400 intervenciones de CMA más que en el ejercicio anterior.

Por otra parte, el año pasado Clínico amplió y mejoró su dotación destinada a hospital de día médico. Se crearon veinte puestos nuevos distribuidos en tres espacios diferentes. El número de pacientes atendidos en esas instalaciones ascendió en 2011 a más de 53.000, un 22 por ciento más que el año anterior.