Unas 7.000 personas muestran en Málaga su indignación en las calles del Centro

El campamento se mantiene en la plaza de la Constitución durante la jornada de reflexión, aunque no hay ninguna convocatoria oficial

ENRIQUE MIRANDA MÁLAGA

Una auténtica marea humana, cívica, reivindicativa, pacífica y a ratos festiva tomó ayer las calles del centro para manifestar su indignación contra los dos grandes partidos, contra la banca, el desempleo, la exclusión, el sistema educativo, la ley electoral y la corrupción.

Miles y miles de ciudadanos volvieron a responder a la llamada del movimiento que ya se conoce como 15M para gritar que los que se llaman representantes políticos no les representan y para exigir una democracia participativa. Lo hicieron en la que ha sido la segunda manifestación convocada en esta campaña electoral y que esta vez ha conseguido superar incluso el número alcanzado durante la movilización del pasado domingo, que ya entonces superó todas las expectativas.

Las cifras, como siempre, son muy dispares y van desde los 5.000 participantes estimados por la policía hasta los 20.000 que apuntan la organización. No obstante, el número sí podría alcanzar las 7.000 personas y, en cualquier caso lo cierto es que la convocatoria obtuvo una respuesta multitudinaria que transformó las calles del centro que conformaron el itinerario de la protesta.

La manifestación partió poco después de las siete de la tarde de una Plaza de la Constitución abarrotada; plagada de mensajes, con mesas en las que se recogían firmas en favor del movimiento y ciudadanos que se hacían con megáfonos para clamar su indignación. A través de uno de esos megáfonos alguien tranquilizó a la multitud asegurando que la manifestación había sido autorizada: «Esta manifestación es legal y es pacífica», afirmó. Y así fue.

Minutos después comenzaba la marcha, encabezada por una pancarta en la que se podía leer: «Nuestra intención no es influir en el resultado de las elecciones, sino fomentar un voto más reflexivo. Seguiremos hasta conseguir una democracia de verdad».

En el Ayuntamiento

La manifestación ocupó toda calle Larios, pasó por la plaza de la Marina, llenó por completo el Parque y tuvo su momento álgido al pasar por la puerta del Ayuntamiento de Málaga, lugar en el que las consignas se escucharon con mucha más fuerza. «¡Manos arriba, esto es un atraco!», «Ahí está la cueva de Alí Babá», «Vamos a cambiar la Ley Electoral» o el ya famoso «No hay pan para tanto chorizo» retumbaron junto a la Casona del Parque. Cuando la cabeza de la manifestación volvió a alcanzar la plaza de la Constitución, la cola estaba todavía en la Plaza de la Merced, lo que da idea de la dimensión de la protesta.

Una vez terminada la manifestación, los organizadores decidieron en asamblea permanecer acampados durante la jornada de reflexión y solicitar el apoyo del mayor número posible de ciudadanos, con el objetivo de no ser desalojados. Además acordaron que cuando la Policía Nacional llegara para notificarles que podían ser sancionados por permanecer allí, alguien gritaría: «¡Plaza de la Libertad!» y el resto se sentaría en el suelo y permanecería en silencio. Los organizadores han insistido en que para hoy no hay convocatoria oficial alguna, aunque sí seguirán acampados.

.

Fotos

Vídeos