Advierten de que el área metropolitana puede crear desequilibrios

Vive en Rincón de la Victoria, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Torremolinos o Cártama pero trabaja en Málaga. Es el perfil de numerosos malagueños, cada vez más, que eligen el área metropolitana para fijar su residencia y se desplazan a diario a la capital a cumplir con su jornada laboral. La mejora de las comunicaciones y unas viviendas más asequibles se encuentran detrás del espectacular crecimiento poblacional de estas ciudades dormitorio, que en cinco años han visto cómo aumentan más de un 20% los empadronados.

Este fenómeno, sin embargo, puede generar problemas futuros, según advierte José Antonio Pérez, director de la Cátedra Inmobiliaria en el Instituto de Práctica Empresarial (IPE): «Málaga tiene que dar servicio a muchas personas que pagan impuestos en sus lugares de residencia pero trabajan en la capital. Esto produce descompensaciones. Es una tendencia que hay que analizar porque estratégicamente, a largo plazo, va a crear más desequilibrios».

Este experto insiste en que Málaga no puede pensar en su desarrollo sólo como ciudad. «Es la capital de un área metropolitana y el PGOU será manco si no se tiene en cuenta los planes generales de los ayuntamientos de los municipios de alrededor», afirma.

Fotos

Vídeos