La fritura más famosa de Fitur

Torremolinos convoca a numerosos famosos en su ya tradicional Cena del Pescaíto

PEDRO LUIS GÓMEZ ENVIADO ESPECIAL PLGOMEZ@DIARIOSUR.ESMADRID.
Los componentes de La Década Prodigiosa, con el alcalde de Torremolinos, Pedro Fernández Montes, y las concejalas de Turismo y Cultura. ::                             E. NIETO/
Los componentes de La Década Prodigiosa, con el alcalde de Torremolinos, Pedro Fernández Montes, y las concejalas de Turismo y Cultura. :: E. NIETO

Los boqueroncitos vitorianos, los calamaritos, las gambas de Málaga, el adobo, los boquerones en vinagre... Los no 'habituados' a semejantes manjares pasaron una noche de 'escándalo'. Una año más, la Cena del Pescaíto que organiza el Ayuntamiento de Torremolinos en la víspera de Fitur en el Meliá Castilla fue un rotundo éxito, con más de 500 personas y numerosísimos famosos, quienes disfrutaron de lo lindo en la cita gastronómica, que cumplió anoche 15 años, con las frituras al 'estilo Carihuela', o sea, «las mejores del mundo», como señalaba Miguel Sierra, uno de los empresarios locales que ayudan a organizar el evento.

Muchas caras conocidas, muchos famosos de ida y vuelta, unos con mayor actualidad y otros con menos, pero siempre dispuestos a estar en la cena de Torremolinos. El alcalde, Pedro Fernández Montes, acompañado por las concejalas de Cultura y Turismo, Encarna Navarro y María José Pérez, respectivamente, no podía disimular su felicidad por el éxito: «Es la mejor promoción que se hace en España de una ciudad», señalaba.

Con tanto famoso por metro cuadrado, lógicamente, numerosos 'paparazzi' buscaban la foto. Y no pocos aspirantes a famosos buscaban a los 'paparazzi'. No faltó de nada en esta reunión torremolinense, que sirve en cierta manera para inaugurar de forma oficiosa la feria de turismo que hoy abre sus puertas en Ifema en Madrid.

En su intervención, Fernández Montes agradeció la excelente acogida que siempre tiene el evento, gratitud que hizo extensiva a los asistentes anoche, al tiempo que habló de la evolución de Torremolinos a través de los tiempos, y de cómo ha pasado de ser un pueblo típico de pescadores a convertirse en la capital turística de Andalucía. En este aspecto fue contundente, y reincidió en el mismo con datos en la mano, hablando del 66,2% de ocupación media de la ciudad en este pasado año y en los más de cuatro millones de pernoctaciones: «Me van a permitir que les diga que en el tema de la ocupación turística se realizan muchas encuestas sin ningún rigor estadístico; muchas otras se limitan a reproducir las personas que entran por el aeropuerto o la estación del tren,. y ahora, en estos tiempos de crisis económica, algunos hacen verdaderos ejercicios de funambulismo para decir que esta coyuntura está realmente afectando muy poco al turismo, y desde hace cierto tiempo, hablando un día sí y otro también de 'brotes verdes' turísticos inminentes que luego se ve que no son ciertos. Naturalmente que la crisis actual está afectando al turismo, máxime cuando actualmente mucho de nuestro turismo es español. Pero la crisis también va por barrios, en este caso por municipios, y a unos está afectando menos que a otros, y es lo que no se quiere reconocer. Volviendo a las encuestas, las únicas fiables y con rigor estadístico son las del Instituto Nacional de Estadística, que publica los datos de ocupación hotelera el 23 de cada mes. Por eso, según los datos facilitados por el INE durante los 11 primeros meses, Torremolinos, en pernoctaciones, que es como hay que contar la ocupación hotelera, ha tenido un descenso del 6%, pero aclarando que es con respecto a una ocupación bastante alta como fue el 73% del año anterior», señaló el alcalde de la ciudad costasoleña.

Resistir a la crisis

El regidor agregó que «estos datos demuestran que Torremolinos está resistiendo la crisis mejor que otros. Y al mismo tiempo son datos que demuestran como año tras año, de manera clara y contundente, Torremolinos es de hecho la capital turística de la Costa del Sol y de Andalucía y el municipio que está salvando las cifras de ocupación de la Costa del Sol. Esta realidad debe ser reconocida por la autoridades competentes y requiere un trato y consideración acordes con esta capitalidad».

Para Fernández Montes, «nada cae del cielo» y el liderazgo turístico de Torremolinos no es producto de la improvisación: «Se trata de un esfuerzo de años y de un trabajo diario y constante, sabiendo a dónde se quería llegar. Se trata simplemente de que Torremolinos ha hecho los deberes para pasar de ser un pueblo a convertirse en una ciudad turística, que por supuesto goza de los muchos dones que le dado la naturaleza, pero que además ha dado un paso adelante que otros no han querido o no han sabido dar».

Tras enumerar algunos de los proyectos que hoy se han convertido en realidad en Torremolinos, y recordar la importancia que tiene Fitur para su ciudad al recibir un 50% de turistas nacionales, Fernández Montes dijo que la realidad del 'nuevo Torremolinos' lo iban a encontrar sus visitantes, pero también en el libro que bajo ese título se entregó a todos y cada uno de los comensales, una publicación de lujo con un gran despliegue fotográfico en el que los innumerables atractivos de la ciudad malagueña se muestran para orgullo de quienes reivindican el título de 'capital turística de Andalucía' para Torremolinos.Ver galería de fotos