Las lluvias hacen que el Pozoblanco se divida para los entrenamientos

Carrasco valora sólo a la Balona a la que se enfrentó y la califica como «el mejor equipo» que ha visto en el grupo esta temporada

DANIEL LÓPEZLA LÍNEA.

Las fuertes precipitaciones caídas en las últimas semanas sobre el Valle de los Pedroches han provocado que el próximo rival de la Real Balompédica Linense se haya visto obligado a trabajar en condiciones diferentes a lo largo de las últimas semanas, que han pasado por la imposibilidad de la utilización del Municipal pozoalbense, hasta el haberse tenido que dividir en dos grupos para trabajar, uno en los campos de la Universidad de Córdoba, en la capital, bajo las órdenes del técnico Rafa Carrasco, siendo el grupo de futbolistas locales los que utilizaron los campos de césped artificial del municipio, bajo la dirección del preparador físico.

«En esta categoría es muy habitual en los equipos amateur el entrenar sólo dos o tres días juntos por semana, pero por las circunstancias de la lluvia, que estas dos semanas han dificultado mucho el estado de las carreteras, y tampoco vamos a ponernos en peligro», explicó Carrasco.

El temporal ha perjudicado también de manera considerable el estado del terreno de juego donde se disputará el encuentro el domingo a las 12.00 horas, de tal forma que, después del partido del pasado miércoles que el Pozoblanco disputó ante el Sanluqueño (2-3), quedó en un mal estado, y el hecho de que las precipitaciones no hayan dejado de sucederse podrían dificultar la adecuada disputa del encuentro ante los albinegros si de aquí al domingo no han podido acceder al campo los rulos y las máquinas cortacésped.

El partido

Sobre el encuentro matinal ante la Balona, Carrasco lo calificó de importante pero no determinante. «Nosotros particularmente no estamos haciendo una temporada buena. No hemos ganado tres partidos seguidos en toda la Liga, y sin embargo, tampoco estamos tan lejos. Son tres puntos que, sin lugar a duda te pueden acercar a los puestos de arriba, pero queda mucha competición, y lo único bueno que tiene es que el último le gana al primero y el penúltimo al segundo», apuntó.

Sobre la Balona, el preparador cordobés valoró sólo lo que pudo ver en la tercera jornada de Liga. «Sin lugar a dudas, en ese momento estaba muy superior a mi equipo. Tampoco era normal a comienzos de temporada que un equipo estuviera de la manera que estaba la Balona, porque si hubiera seguido así, ahora le sacaría 15 puntos al segundo. Todos los equipos tienen sus rachas, ahora le habrá venido la mala, que todos la van a tener», aseguró Carrasco que recordó que los puntos cosechados al principio «nadie se los va a quitar», y reconoció que a él le gustaría estar en la misma situación que los albinegros con su equipo, a pesar de la irregularidad de las últimas jornadas.

La admiración por parte del técnico rival hacia el juego de la Balona tras la tercera jornada de Liga es tal, que se aventuró a afirmar que, bajo su punto de vista, «merecería ser el campeón del grupo, pero ahora mismo depende de los errores de los rivales», y añadió que, «muy mal le tiene que ir para que no se clasifique» para la fase de ascenso a Segunda B.

El entrenador del próximo rival de la Balona entró también a valorar los problemas que debe corregir su equipo para no salir damnificado del encuentro ante el quinto clasificado.

«Nuestro planteamiento siempre es el mismo. Lo que sí está claro es que mi equipo está pecando un poco de tener entre diez y quince minutos malos, que está fuera del partido, y en esos quince minutos estamos tirando los partidos, pero durante el resto del partido, el equipo siempre mira la portería contraria e intenta ganar el partido, incluso desplegando en las últimas semanas un juego impropio de la categoría», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos