Las carreteras, con menos accidentes, víctimas y tráfico que hace un año

La circulación en los accesos a la capital ha vivido un espectacular descenso, con 17.000 vehículos menos cada día en la carretera

IGNACIO LILLO ILILLO@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
La Ronda Este registra tres mil coches menos cada día. ::
                             SUR/
La Ronda Este registra tres mil coches menos cada día. :: SUR

La crisis se ha aliado con el refuerzo de las medidas de control de la velocidad y el alcohol al volante y la mayor concienciación de los conductores para dar lugar a un año récord -en positivo- en las cifras del tráfico de la provincia. 2009 terminó con 26 fallecidos menos y un descenso paralelo en el número de accidentes mortales y en el de vehículos implicados. A estos datos se suma otro que ilustra la situación económica que atraviesa la provincia: después de dos décadas de aumentos casi sostenidos del volumen de tráfico, y tras una ligera caída en 2008, el último año se ha cerrado con una espectacular reducción del número de coches que circulan por los accesos a la capital.

A pesar de lo ocurrido durante estos días de fiesta, lluvia y compras navideñas, con un colapso generalizado en el entorno de los grandes centros comerciales de la capital, el descenso del tráfico en las rondas de circunvalación y en la autovía de Las Pedrizas es un comentario habitual entre los profesionales de la carretera y quienes están obligados a recorrer grandes distancias para ir a trabajar, y que en los recorridos desde municipios del área metropolitana (como Torremolinos y Rincón de la Victoria) hasta la capital ha supuesto ganar hasta media hora de sueño cada día por la reducción de los atascos.

Caída de la actividad

En el otro extremo, los responsables de las gasolineras no dudan en identificar a los que ya no están: el paro y el descenso de actividad, sobre todo en la construcción, ha dejado en la cuneta a las furgonetas que antaño recorrían decenas de kilómetros desde el interior hasta la Costa para trabajar; pero también a empleados de todo tipo que se han quedado sin trabajo y a los ciudadanos que se lo piensan dos veces antes de salir a carretera por motivos de ocio.

De los 82,2 millones de desplazamientos registrados un año atrás se ha pasado a 75,7 millones, esto es, 6,5 millones menos en sólo doce meses, lo que equivale a una caída cercana al 10%. Si se tiene en cuenta el indicador de la Intensidad Media Diaria (IMD), esto es, el número de turismos que utilizan estas vías cada jornada, una media de 17.000 turismos han desaparecido de las carreteras, con el consiguiente aumento de la fluidez para el resto de usuarios.

Por zonas, el descenso más acusado se ha producido en la Ronda Oeste, con hasta 14.000 vehículos menos al día. Se suma además a la bajada que ya experimentó en 2008, y que fue de casi 3.000 turismos, por lo que sólo esta ruta ya ha conseguido una reducción equivalente a la experimentada por las tres autovías este año. Con estos datos, la A-7 occidental roza casi la mitad de los usuarios del año 2005, cuando alcanzó su pico máximo, por encima de los 118.000 usuarios.

Le sigue la Ronda Este, por donde han dejado de transitar casi 3.000 coches, aunque un año antes sólo había perdido 800. En el extremo contrario se sitúa la A-45, por la que discurren sólo 300 turismos menos. En este caso, el cambio más drástico se produjo el año anterior, cuando perdió 2.000 usuarios.

Siniestralidad

Otro ámbito en el que la carretera deja un balance positivo es el referido a la siniestralidad. Durante 2009 se registraron 44 accidentes mortales en las carreteras malagueñas, trece menos que en 2008, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) facilitados por la Subdelegación del Gobierno en Málaga. Los vehículos implicados también bajaron en un 25%. En tales sucesos se contabilizaron 46 víctimas mortales, 26 menos que un año antes, lo que supone un descenso del 36%, el más importante de la historia y que pone coto definitivamente a las escaladas anuales de víctimas que han sido habituales durante la última década.

Por primera vez se ha bajado del medio centenar de fallecidos, cuando en 1998 el reto que se planteaba era estar algún día por debajo de cien (ese año perdieron la vida nada menos que 123 personas). Todos los indicadores de lesividad descienden en picado: los heridos graves lo hacen un 34%, mientras que los leves bajan a la mitad. En la comparativa con otras provincias andaluzas, llama la atención que Málaga se sitúa incluso por detrás de Granada, una provincia con menor población y actividad. En este logro ha tenido mucho que ver la implantación de medidas de control, como los radares o las campañas especiales de vigilancia del alcohol o el uso del teléfono móvil. Pero también el propio descenso del uso del automóvil, por la menor actividad económica, el ahorro y el aumento de la concienciación de los conductores malagueños y turistas.

Por tipología de vehículo, los de dos ruedas se llevan la palma, con 15 fallecidos, de los que 11 circulaban en motocicletas de media o gran cilindrada; tres en ciclomotores y uno en bicicleta. En este capítulo hay que añadir también un herido grave. De esta forma, uno de cada tres fallecidos circulaba a bordo de una moto. Le siguen los turismos y furgonetas, con 13 víctimas mortales y seis heridos graves.

El grueso de los siniestros mortales se produjeron por salida de la calzada por el lateral derecho, sin colisión, con el 17% de los casos. Le siguen las salidas por el mismo lateral con colisión (13%) y con idéntica proporción, las colisiones frontales y las salidas por la izquierda. Destaca igualmente que un 6% de los fallecidos fueron atropellados. La DGT llama la atención por el elevado número de accidentes en los que todavía aparece la distracción como causa concurrente, casi el 32%. Aunque la velocidad inadecuada sigue siendo la reina de las infracciones y aparece en más de la mitad de los siniestros. La terna la completa la infracción de las normas de circulación, que aparece en uno de cada cuatro casos.