Danza Invisible resucita el espíritu de la radio de los 80

Los malagueños ultiman su nuevo disco, con versiones de Jackson, Orbison y Robinson. El nuevo trabajo, producido por Miguel Paredes, se publicará en los primeros meses de 2010 con el título de 'Tía Lucía'

RAFAEL CORTÉS JRCORTES@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
De nuevo en la carretera. Javier Ojeda, Manolo Rubio, Antonio Luis Gil y Chris Navas, componentes del grupo malagueño Danza Invisible. ::                             FERNANDO GONZÁLEZ/
De nuevo en la carretera. Javier Ojeda, Manolo Rubio, Antonio Luis Gil y Chris Navas, componentes del grupo malagueño Danza Invisible. :: FERNANDO GONZÁLEZ

Hace treinta años el grupo británico The Buggles anunciaba el asesinato de la estrella de la radio con su canción más recordada, 'Video killed the radio star'. Ahora, cuando está a punto de acabar 2009, el grupo Danza Invisible pone su granito de arena para resucitar el espíritu más genuino del medio de comunicación en su faceta musical. Y es que el nuevo disco de la banda malagueña, 'Tía Lucía', que estrenaron hace unas semanas en concierto en el Auditorio de la Diputación, pretende ser un homenaje a la radio que se hacía en España entre 1979 y 1989.

Para ello, Javier Ojeda, Antonio Luis Gil, Chris Navas y Manolo Rubio se han vuelto a meter en un estudio de grabación y han versionado algunos de los temas que sonaban en las emisoras entonces. El disco, que está terminado y en proceso de masterización y de diseño de las cubiertas y que verá la luz en los primeros meses de 2010, incluye adaptaciones del 'Human Nature', de Michael Jackson; 'Be with you', de Smokey Robinson; el discotequero 'Ring my bell', de Anita Ward; 'You got it', de Roy Orbison; 'Sunday, someway', de Marshall Crenshaw; 'Princesa de cera', de Hilario Camacho, e incluso el 'Menta y limón' del cantautor y guitarrista argentino Roque Narvaja.

Canciones casi todas con un genuino toque americano y alguna que otra sorpresa para un disco producido por Miguel Paredes y que cuenta con la colaboración en los coros de Ricardo Texidó, batería, compositor y miembro fundador de Danza. Un disco que, tal y como explicaba a este periódico el vocalista de la formación, Javier Ojeda, pretende «reivindicar el poder de la radio musical y poner de manifiesto lo que era antes este medio en España y lo que es en la actualidad».

Discos que no suenan

Y es que Ojeda está convencido de que el lanzamiento de este trabajo coincide con un momento en el que «en la radio es horroroso todo lo que suena, por lo que aunque llegues con un disco muy bueno tienes muchas posibilidades de que no te lo radien porque no puedas pagar la comisión. Cuanto más suena, más dinero tienes que poner encima de la mesa», aclara este defensor de las emisoras musicales.

Así, Ojeda asegura que a él y a los miembros de Danza Invisible les encanta la radio «como herramienta de difusión de la música, ya que es vital. Hubo una época en que había grandes éxitos de la radio que eran temas para todos los públicos y de mucha calidad. Y hoy, aunque está Internet, la gente sigue escuchando la radio en el coche, en casa...».

El nuevo disco de Danza tenía que estar desde hace meses en la calle, pero su publicación se ha retrasado por motivos ajenos al grupo y es que en este país hacer música es «cada vez más difícil», en palabras de Ojeda. No en vano, para publicar este trabajo los malagueños se han tenido que enfrentar a las complicaciones derivadas de los permisos para hacer versiones de temas ajenos. «Algunos eran originalmente en castellano, de otros existían adaptaciones -indica el vocalista del grupo- pero de algunos hemos tenido que hacerlas nosotros, y el tema de los permisos editoriales es increíblemente complicado. Es absurdo que sea tan difícil hacerlo, porque al fin y al cabo es una promoción de esas canciones. Hay como unos doce o trece temas que se han quedado fuera, de los treinta y tantos que teníamos preparados y que no se han podido grabar». Esta circunstancia impedirá probablemente contar con una segunda parte de este trabajo, ya que las trabas para versionar los otros temas han limitado mucho el repertorio.

Todas las canciones del nuevo disco de Danza Invisible están cantadas en castellano, un aspecto que el vocalista de la formación justifica en que ellos son españoles: «Yo he nacido en Málaga, Andalucía, España, como todos los miembros de Danza, y por eso hemos hecho todas las canciones en español».

El cuanto al título genérico de este trabajo, 'Tía Lucía' (en principio se barajaba 'La pizzería de Mónica'), se corresponde con un establecimiento ubicado en Torremolinos, muy cerca del local de ensayo de la banda, al que acudían hace años después de trabajar. «Allí tenían siempre una emisora puesta que radiaba estas canciones -recuerda Javier Ojeda-. No sé ni qué emisora era, pero quisimos llamarle así al disco porque nos apetecía recuperar esos recuerdos muy marcados de la juventud, lo identificamos con ese sitio, que tampoco fue nuestro rincón favorito, sino que es lo que la memoria recuerda». Hoy por hoy, la banda sigue ensayando en la localidad costasoleña, pero en otro local más amplio.

El disco de Danza es fruto de dos años de tarea, en los que los miembros de la formación también han estado trabajando por separado. Se lo tomaron «con tranquilidad y sin presión», aunque al final sí que llegaron los agobios, «porque la pretensión era que el disco viera la luz en octubre pasado, «pero se retrasó por el conflicto con los derechos de las versiones. Lo más difícil en la actualidad es publicar un disco, tienes que ir como cuando vas a pedir un préstamo hipotecario a un banco. El musical ahora mismo es el gremio más maltratado», sentencia Ojeda.

Puerta abierta al futuro

En cuanto a un posible retorno de Danza Invisible al mercado discográfico con temas propios, el líder y vocalista de la formación afirma que no tienen todavía nada claro, «porque la cabeza la tenemos en saber cómo acabará todo esto». Además, Ojeda y el resto de los miembros siguen con sus proyectos propios. Sin embargo, confirma que cuando empezaron a trabajar en el nuevo disco hicieron canciones originales propias que ya están maquetadas.

Ante la avalancha de conciertos y promociones que les aguarda, el músico confiesa que no están nerviosos, «porque estos retos nos gustan. Me encanta volver con Danza con un repertorio que no sea el habitual, aunque en los conciertos para el próximo año estarán algunas de sus canciones más exitosas».

De todas formas, a la banda malagueña no le falta repertorio para actuar en directo ya que desde su formación acumulan una discografía de la que forman parte doce discos de estudio, además de una decena de recopilaciones, directos y ediciones especiales. En total, 150 canciones plasmadas en trabajos discográficos, 39 de las cuales han sido singles.

Fotos

Vídeos