Más de la mitad de los enfermos operados reciben el alta en el día

Los hospitales Carlos Haya y Clínico incrementan la cirugía que no precisa dejar encamados a los pacientes

ÁNGEL ESCALERAMÁLAGA.

La frase no por conocida es menos cierta: los pacientes donde mejor están es en su casa. La cirugía sin encame permite a los enfermos marcharse de alta a las pocas horas de haber pasado por el quirófano. Este hecho reduce los riesgos de una infección hospitalaria, evita el desarraigo, permite una incorporación más rápida al trabajo, ofrece mayor comodidad y reduce la tensión psicológica de estar hospitalizado, sin dejar de lado que para los centros sanitarios representa un ahorro de camas.

Más de la mitad del total de las intervenciones quirúrgicas que se hacen en Carlos Haya y en el Clínico son de alta en el día. Esos procesos pertenecen a la cirugía mayor ambulatoria y a la cirugía menor. Los hospitales apuestan cada vez más por este tipo de operaciones.

Dos son los factores que permiten ese avance. Por un lado, están las mejoras habidas en las técnicas quirúrgicas, menos agresivas e invasivas, lo que facilita una más pronta recuperación del enfermo. Por otro lado, se encuentran los fármacos anestésicos que se utilizan. Estos medicamentos propician que la recuperación sea más rápida. La suma de ambas cuestiones supone una mejora en la atención y facilita el aumento de las altas en el día.

Intervenciones

El Hospital Regional Carlos Haya (en el que se incluyen el Materno Infantil, el Civil y el propio Carlos Haya) cerrará el año con 27.000 intervenciones programadas, de las que 17.445 serán de alta en el día, es decir, el 65% del total. De esas 17.445 operaciones, 11.708 corresponderán a cirugía mayor ambulatoria, mientras que 5.737 serán de cirugía menor. En 2008, Carlos Haya llevó a cabo 26.455 intervenciones programadas. De ellas, 17.233 se hicieron sin necesidad de dejar encamados a los pacientes (65,10%).

En los últimos cinco años, Carlos Haya ha superado las 10.000 intervenciones anuales de cirugía mayor ambulatoria. Las especialidades que más emplean esa modalidad quirúrgica son las de oftalmología, cirugía maxilofacial, ginecología, urología, cirugía pediátrica, traumatología, cirugía plástica y cirugía general y digestiva. Los profesionales de estos servicios realizaron el 93'31% del total de intervenciones de cirugía mayor ambulatoria hechas en 2008.

El Clínico Universitario cerrará este año con 9.600 operaciones en las que los enfermos recibirán el alta a las pocas horas de abandonar el quirófano. Esa cifra representa el 56% de las 17.000 procesos quirúrgicos programados que realizará el hospital. La mayoría de esas intervenciones sin encame hechas por el Clínico son de cirugía mayor ambulatoria -7.200-, mientras que las 2.400 restantes hasta llegar a las 9.600 totales pertenecen a la cirugía menor ambulatoria.

'El director quirúrgico del Clínico, José Cruz, explicó a este periódico que para poder beneficiarse de las operaciones de alta en el día los ciudadanos deben cumplir los siguientes requisitos: no padecer una enfermedad asociada que complique el riesgo anestésico de la cirugía, vivir a menos de veinte minutos en coche del hospital, no sufrir algún tipo de patalogía que lo convierta en una persona dependiente y contar con alguien que le cuide en su domicilio al menos durante las 24 horas posteriores al alta.

El volumen grueso de la cirugía mayor y menor ambulatoria del Clínico se realiza en cuatro quirófanos del Hospital Marítimo de Torremolinos, donde hay un hospital de día en el que permanecen los enfermos desde que salen del quirófano hasta que se marchan a su casa. Durante esas horas de recuperación están en sillones o en camas. Cruz dijo que el número de pacientes operados por cirugía mayor ambulatoria que se quedan ingresados no llega al 0,2%. El resto se va a su domicilio.

Anestesiólogo

El alta definitiva la da un anestesiólogo, una vez que comprueba que el enfermo se encuentra bien y no tiene dolor. El porcentaje de reingresos y de complicaciones es mínimo, aseguró José Cruz.

Las patologías que suelen operarse por cirugía mayor ambulatoria son: cataratas, artroscopia, esterilización de las trompas, cirugía de la retina, juanetes, hernias, fisuras y fístulas anales, hemorroides, nódulos de las cuerdas vocales, cirugía menor de la mano, biopsias de la próstata, etcétera. Las más frecuentes de la cirugía menor ambulatoria corresponden a papilomas, quistes de grasa, cirugía de los párpados (orzuelo), uña encarnada, lesiones benignas de la piel (verrugas), etcétera. El grado de satisfacción de los pacientes con las operaciones de alta en el día es alto.