Fallece en Málaga Esteban Arriaga, el pintor del mar

Hijo adoptivo de la ciudad, el artista de las marinas y capitán de fragata retirado colgó sus cuadros en importantes museos

PEDRO LUIS GÓMEZMÁLAGA.
Esteban Arriaga falleció ayer a los 87 años. ::
                             SUR/
Esteban Arriaga falleció ayer a los 87 años. :: SUR

A los 87 años de edad falleció ayer en la clínica El Ángel el pintor tinerfeño, hijo adoptivo de Málaga, Esteban Arriaga. Capitán de fragata retirado, en posesión de numerosísimas condecoraciones -entre ellas la Gran Cruz de Isabel la Católica-, Arriaga plasmó en el arte su gran devoción, el mar. Conocido como 'el pintor del mar', sus cuadros cuelgan en importantes museos españoles, europeos y americanos.

Afincado en Torremolinos desde hacía muchos años, su amor por Málaga llevó al Ayuntamiento de la capital a concederle el título de Hijo Adoptivo, algo que Arriaga «lucía» con orgullo «al lado de mi corazón».

En los últimos años, su actividad fue incesante y sus exposiciones lograron un gran éxito de crítica y ventas. Persona de gran carácter pero a la vez de enorme corazón, siempre colaboró con los más necesitados, donando obras suyas para subastas benéficas. Desde la primera edición hasta 2008 (este año no lo pudo hacer por motivos de salud), se mantuvo fiel a la cita de la campaña de Navidad de Unicaja y SUR, junto al colectivo de pintores malagueños, participando en la colección 'Postales de Navidad malagueñas'.

Esteban Arriaga repetía una y otra vez que el mar no cesa. «Nunca descansa. Es siempre diferente. Depende de la hora del día, de cómo sople el viento, de las nubes, el sol y la lluvia». Por eso, para Esteban, la espuma de los días es la espuma de las olas, que le habían llevado a todos los confines del mundo. Como artista y como marinero, que en su caso es lo mismo. Desde siempre esa pasión indisoluble en su vida y en su obra se advertían con detalle en su producción pictórica.

En la Sala Moreno Villa, en los bajos del Teatro Cervantes, en julio del año pasado, medio centenar de cuadros ilustraron la amplia trayectoria de Esteban Arriaga. El día de la inauguración fue uno de los más emotivos de su vida. Sabía que su estado de salud era muy precario y que por su avanzada edad, aquella podía ser su última antológica. Pese a estar curtido por el viento de todos los océanos, a Esteban Arriaga le pudo la emoción en aquel acto, sobre todo al hablar de Mayna, su mujer, su compañera desde hace más de medio siglo, la persona que le convenció para que expusiera sus primeros cuadros cuando apenas era un estudiante de Ingeniería en la Armada. La emoción ahogó las palabras del pintor, y fue Esteban, su hijo mayor, quien leyó las palabras que Arriaga había preparado para presentar la muestra.

Obras significativas

Arriaga no dudaba en señalar que una de las obras más significativas de su carrera era el lienzo 'Vida y tragedia del gran velero alemán Gneisenau'. O 'El brigadier malagueño Gálvez derrota a los ingleses en Pensacola', o la serie 'Gran Regata Colón 92', que le llevó de Puerto Rico a Boston, de Nueva York a Liverpool. El mar, siempre el mismo, siempre distinto en los pinceles de Arriaga. Los mismos pinceles que ahora le lloran. Hoy tendrá lugar la misa córpore insepulto en el Cementerio Internacional de Benalmádena y posteriormente sus restos serán incinerados. Descanse en paz el gran pintor del mar, el gran artista Esteban Arriaga.