Shakespeare domina la esdrújula

Una ovación cerrada, esta fue la felicitación que recibió Ousmane Fall de sus compañeros, que le adoran, cuando supo que había ganado el premio. Un británico de nacimiento se alza con el galardón provincial de un concurso de ortografía

PILAR R. QUIRÓS PRQUIROS@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Ousmane demostró su dominio de la ortografía española, pese a que su lengua materna es el inglés. :: CARLOS MORET/
Ousmane demostró su dominio de la ortografía española, pese a que su lengua materna es el inglés. :: CARLOS MORET

Tranquilo, con su carpeta entre los brazos, espera a la entrada de su instituto Jardines de Puerta Oscura, en la barriada de Miraflores de los Ángeles. Es la hora del recreo, y la algarabía se hace patente, pero él, que parece no sentirse agitado cuando sus compañeros casi asaltan el patio, aguarda tranquilo. Como si no fuese ésta su hora de descanso.

Ousmane Fall saluda la llegada de su tutora y profesora de Lengua y Literatura, Inmaculada Pujol, que es la encargada de contar sus peripecias por el mundo de las letras. Su hazaña es indiscutible: es británico, su lengua materna es el inglés, y aún así ha ganado el X Concurso Hispanoamericano de Ortografía en la provincia de Málaga. Se ve que lo suyo es el lenguaje, aunque sea el de su segundo idioma, el de su madre, que es guipuzcoana. Pero para redondear su pequeño currículo lingüístico, con tan sólo 17 años, Ousmane también empieza a moverse con mucha soltura en francés, ya que su padre y su familia paterna es de Senegal, donde se habla fundamentalmente este idioma.

Él va desgranando toda esta pequeña historia familiar sin prisa pero sin pausa. Con las enormes dotes de ser un interlocutor interesante pero no interesado. Sin aspavientos, con una naturalidad que recuerda en sus gestos a Obama, mandatario estadounidense con el que comparte el color de la piel y una capacidad de liderazgo que ya se ha hecho patente en su instituto.

Reconocimiento

«Nadie le llama empollón, y todos le adoran. No sabes qué contentos se pusieron todos sus compañeros de que le dieran el premio», cuenta casi emocionada su tutora y profesora de Lengua y Literatura. «Fue impactante que sus compañeros le aplaudieran; es un fuera de serie, primero como persona y después como alumno». Ousmane se sonríe y esconde su limpia mirada tras el libro que ha abierto, como para disimular. Sus padres, un senegalés y una española que fueron a aprender inglés a Londres y se enamoraron en la capital británica. Su primer proyecto fue Ousmane, y detrás su hermana pequeña Aimaia, de diez años. El reciente galardonado por el dominio de la ortografía española se adentró en su conocimiento cuando tenía cinco años. Y como siempre ha dicho el informe Pisa, sus padres han sido buena parte de este éxito: «Desde que era pequeño me leían cuentos antes de dormir, cada uno en su idioma, y a mí me encantaba». Ahí empezó a forjarse su romance con el mundo de las letras.

En el año 2000 su familia recaló en Málaga, cuando él contaba con nueve años. Y desde entonces, se ha esforzado por expresarse perfectamente en el idioma de Cervantes, sin olvidar el de Shakespeare. «Soy exigente, hay que ponerse metas para mejorar. Cuando escribo un comentario de texto lo releo para ver si me he expresado bien, si he cometido alguna falta y no lo entrego hasta que estoy satisfecho», asegura Ousmane con sus 188 centímetros de estatura, que emanan mucha paz. La directora del centro lo explica: «Lo mejor es su forma de ser, tan humilde».

Ousmane lee con gusto 'San Manuel Bueno Mártir', de Unamuno, o se decanta por títulos más 'taquilleros' como 'La crisis ninja y otros misterios de la economía actual', del didáctico profesor Leopoldo Abadía. Y es que este joven galardonado por su indiscutible pericia ortográfica irá dentro de poco a la universidad. Quiere ser economista.