Movida malagueña

En Málaga sí hubo movida. Discotecas míticas como Casablanca o SK en Málaga y Bisneys, Tiffanis o Pepper en Torremolinos se hacían eco de la nueva ola que se extendía de costa a costa. «Nunca jamás se ha puesto mejor música en los bares que en aquella época», cuenta Javier Ojeda (en la foto). Con él, salta a la palestra Danza Invisible, que comparte escenarios con grupos como Generación Mishima (de Alfredo Taján), Requiem, Factoría Ribbentrop, Cámara, Mosquitos, Serie B... Del pop-rock glamouroso y de corte británico de los primeros años, se pasa a unos ritmos más cañeros de influencia americana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos