En busca de una segunda oportunidad

El ex españolista Soldevilla podría encontrar en el Marbella un equipo para volver al primer plano

MIGUEL GONZÁLEZMARBELLA
Soldevilla posa en el estadio Municipal de Marbella. / M. G./
Soldevilla posa en el estadio Municipal de Marbella. / M. G.

Vivir la vida de manera acelerada tiene sus consecuencias, máxime cuando no se posee ni el sentido ni la forma de frenar. El futbolista Toni Soldevilla estuvo buena parte de su vida ligado al Espanyol. Fue capitán del equipo 'periquito' y una de los buques insignia de una entidad que, siempre que ha podido, ha dado alguna alegría a su afición. Se caracterizó por su garra, destreza y su fuerza de voluntad a la hora de competir, la misma que un día, hace casi un año, lo llevó a un centro de desintoxicación para volver a ser la persona y el jugador que llegó a ser. Soldevilla se siente un hombre nuevo, que ha aprendido tanto de la vida que no le quedan momentos en el día para poder agradecerle lo que es ahora.

Todos los días recorre 150 kilómetros para entrenarse con el Marbella, equipo que todavía está valorando su incorporación a la plantilla. «La idea con la que he venido aquí es ponerme bien físicamente y volver a jugar para encontrar una segunda oportunidad. He estado apartado del fútbol físicamente, pero no psicológicamente, ya que he estado pensando en ello».

Agradecido

El futbolista reconoce que la experiencia que tuvo en la Liga rusa no fue muy buena. «Al llegar me encontré con una serie de circunstancias que no eran muy favorables, y decidí tomar la mejor decisión para mí y para mi familia. Además, tengo que dar las gracias al Marbella por dejarme que me entrene diariamente y que en el club estén confiando en mí como persona y como futbolista», comenta.

Soldevilla sabe muy bien lo que se siente realmente cuando, por circunstancias de la vida, se ha tenido que recluir en un lugar apartado del mundanal ruido para llegar a ser la persona que un día fue. El empeño por seguir adelante ha sido su principal aliado para sacar fuerzas de donde no las tenía y darse cuenta de que, con esfuerzo, todo se puede lograr. «La vida da muchas vueltas. Cuando uno tiene crisis o momentos negativos y difíciles en su vida es cuando sale más reforzado. Se mira la parte positiva, se eliminan los pros y los contras, y al final uno sale muy reforzado de todo esto. Este es mi caso, y lo más importante es mirar el día de hoy y seguir hacia adelante en todos los sentidos». Lo que peor ha llevado en todos estos meses ha sido el no estar cerca del fútbol, vivirlo desde dentro. Ahora se siente como un niño de 12 años y dice tener «unas ganas terribles» de empezar nuevamente.

El jugador catalán reconoce abiertamente que ha tomado decisiones que parecían lo mejor para él, sin saber en esos momentos que eran equivocadas. «Tomé una decisión que no fue la más apropiada y ha tenido las consecuencias que he vivido durante un largo periodo de tiempo». Una vez que rescindió el contrato con el Amkar de Perm en verano de 2008, se empezó a dar cuenta de que su vida no llevaba el camino adecuado: «Lo que he vivido antes está ahí. Valoro todo lo que tengo, tanto lo bueno como lo malo que me ha pasado, y eso es lo que me hace estar con más ganas en el día de hoy».

Falto de ritmo

Desde el pasado día 12, Toni Soldevilla se está entrenando a diario con el Marbella. Reconoce que no se encuentra en la forma física idónea para jugar, pero que poco a poco está cogiendo el ritmo y se siente más a gusto con lo que hace. «El que me quede o no aquí depende del míster y de las necesidades que tenga el equipo. Si se puede llegar a un acuerdo, estaré encantado e intentaré aprovecharlo al máximo».

Dado el tiempo inactivo que ha estado, está realizando un trabajo específico y reconoce que en dos semanas estaría preparado para formar parte de una convocatoria; eso, si el club decide que se quede. «Creo que para el siguiente partido en casa, el día 6 de diciembre, podría estar para jugar un rato y para que el entrenador cuente conmigo cuando quiera. Pero todo esto es hablar por hablar, porque no tengo contrato, ni me han ofrecido nada ni sé cuáles son las intenciones del club y la del míster». La carrera profesional de Soldevilla incluye al Espanyol, el Polideportivo Ejido, dl Apolón de Chipre y una experiencia que no llegó a fructificar en el Parma para finalizar en el Amkar de Perm, en la Liga rusa. Si ficha por el Marbella, la vida le habrá regalado una segunda oportunidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos