Condenada a indemnizar a su ex pareja por privarle de su piso tras la separación

La mujer deberá pagarle 14.200 euros por los daños morales que le ocasionó Le imponen también pena de cárcel

MONTSE MARTÍNMÁLAGA
Los hermanos Javier y Manuel Rincón. / J. A. PORTILLO/
Los hermanos Javier y Manuel Rincón. / J. A. PORTILLO

La Audiencia de Málaga ha condenado a una mujer a indemnizar a su ex pareja mediante el pago de 14.200 euros por los daños morales que le ocasionó al privarle, tras la ruptura de la relación sentimental, de la vivienda de la que ambos eran propietarios. La sentencia impone además a la mujer un año y nueve meses de cárcel por un delito de coacciones; ocho días de localización permanente por una falta de amenazas y otra de injurias y dos años de alejamiento de su ex pareja.

La novedad de la resolución, que revoca una sentencia anterior de un juzgado de lo Penal que sólo condenó a la mujer por una falta de vejaciones, está en que reconoce el perjuicio moral que sufrió el hombre, al que compensa económicamente. «Se trata de una sentencia muy valiente, muy a la americana, porque valora el sentimiento de zozobra y el daño psicológico que le ocasionó a mi cliente el verse privado del acceso a la casa, de la que era copropietario y por la que pagaba hipoteca», explica su abogado, Javier Rincón.

La pareja mantuvo una relación sentimental y de convivencia durante tres años. En mayo de 2004 compraron por mitades indivisas una vivienda con aparcamiento en Torremolinos. Pocos meses después, en agosto, se produjo la ruptura. Ella se quedó con las llaves y se negó a entregarle una copia, por lo que el hombre tuvo que alquilar una vivienda en Cártama Estación por la que pagaba 270 euros mensuales, que más tarde tuvo que abandonar.

La relación entre ambos se deterioró. Según la sentencia, la mujer le llamó «hijo de puta» y «cabrón» delante de terceras personas. En una ocasión, poco después de la ruptura, en un restaurante de Torremolinos y en presencia de una prima, le amenazó diciéndole: «Ven que te voy a arrancar la cabeza, hijo de puta, cabrón. Vuelve a Granada porque si sigues aquí vas a tener muchos problemas. Te voy a denunciar por malos tratos y vas a terminar en la cárcel. Te voy a buscar una ruina». Al día siguiente, cuando su ex pareja se encontraba en el interior de un coche también con su prima, la mujer le arrojó un cigarrillo encendido a la cara «llegando a reírse en jactancia de su acción», añade la sentencia

La resolución también impone a la condenada el pago de 3.240 euros por los gastos del arrendamiento de la casa a la que tuvo que irse a vivir su ex pareja y a abonarle doscientos euros cada mes hasta que se resuelva el procedimiento civil que se sigue en un juzgado para subastar el piso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos