La Junta excluye el tren litoral de los presupuestos de 2010

El Gobierno andaluz argumenta que el corredor ferroviario se queda fuera porque aún no están redactados todos los proyectos La iniciativa requerirá de la entrada de capital privado

ANTONIO MONTILLASEVILLA/MARBELLA

En un año ha pasado de ser una de las grandes apuestas de la Junta de Andalucía para la Costa del Sol a no tener hueco en el proyecto de los presupuestos andaluces para el próximo ejercicio. El tren litoral echa el freno y se queda sin partidas presupuestarias para 2010, según confirmó ayer en Sevilla la consejera de Economía y Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, tras la aprobación por parte del Consejo de Gobierno el proyecto de Ley del Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía. Esto es, no se destinará ni un euro a que los railes comience a asomar por el litoral occidental de la provincia. La decisión de que el corredor ferroviario se caiga de las próximas cuentas obedece, según argumentó, a que los proyectos no están aún finalizados, si bien en marzo de este mismo año el Consejo de Gobierno aprobó la adjudicación a dos uniones de empresas del tramo de cuatro kilómetros que discurrirá entre Las Lagunas y la Cala de Mijas por un importe 164,7 millones de euros; unas obras que no llegaron a arrancar.

Al margen de la propia burocracia de una infraestructura que la Costa del Sol lleva años esperando como agua de mayo, no es un secreto que la Junta busca apoyos para costear los más de 4.000 millones de euros en que está presupuestada esta actuación, que permitirá la prolongación del actual tren de cercanías hasta Estepona e incluso la llegada del tren de alta velocidad, un sueño largamente acariciado por el sector turístico.

Para buscar recursos, primero llamó a la puerta del Banco de Europeo de Inversiones (BEI) con las credenciales de que se trata de un proyecto estratégico avalado por una potencial demanda de usuarios. Posteriormente, el propio presidente del Gobierno andaluz, José Griñán, y el ministro de Fomento, José Blanco, -departamento que se hará cargo de ejecutar el tramo entre Málaga y Fuengirola- anunciaron la creación de una sociedad mixta para incentivar la participación del capital privado en el proyecto. Sobre esta idea volvió a abundar ayer la consejera de Economía y Hacienda. Adelantó que bajo la fórmula de colaboración público-privada se movilizarán en 2010 257,5 millones, en los que no hay ni rastro del tren litoral.

Las miradas estarían puestas, por tanto, en los 6.260,9 millones de euros que la Junta espera aglutinar con está fórmula entre 2010 y 2020 y que tendrían su reflejo por tanto en los presupuestos a partir de las cuentas de 2011. Para este año, la partida presupuestaria ascendía a ocho millones de euros, cantidad destinada a dar un impulso definitivo pero las máquinas aún no han hecho asomado por el horizonte.

Hace décadas que se venía hablando de la necesidad de prolongar hasta Marbella el tren de cercanías que une Málaga con Fuengirola pero no fue hasta 2000 cuando la idea empezó a coger forma. El entonces presidente de la Junta, Manuel Chaves, lanzaba en plena campaña electoral su compromiso de estirar la red viaria hasta el extremo más occidental de la provincia. La promesa se tradujo en los primeros pasos de una actuación millonaria -se cifra en más de 4.000 millones de euros- que tiene que lidiar con la difícil orografía de la zona y la proliferación de construcciones.

Tramos y subtramos

Los 53,2 kilómetros del futuro corredor ferroviario entre Fuengirola y Estepona se dividieron en tres tramos para la redacción de los proyectos: uno entre Fuengirola y Los Monteros, en Marbella; un segundo entre Los Monteros y San Pedro Alcántara; y el último entre San Pedro Alcántara y Estepona. Y cada uno, subdividido en trazados menores, marcha a su ritmo. Mientras, la adecuación del trayecto entre Málaga y Fuengirola queda en manos del Ministerio de Fomento, con el que hubo algunos desencuentros ya solventados.

A excepción del trazado entre Las Lagunas y La Cala de Mijas, el único adjudicado por el momento, el resto está inmerso por tanto en la redacción de los proyectos. Lo que sí se conoce es que los usuarios tendrán 14 estaciones a lo largo de sus 53,2 kilómetros de extensión y que se prevé que más de 100 millones de personas al año pasen por su vagones. Si viajan entre Marbella y Fuengirola, tardarán apenas 17 minutos en llegar, y si van hacia Estepona, 20 minutos. Y sin tener que mover el coche.