El hombre que silba en la ducha

Kurt Savoy, que puso con sus labios la banda sonora a los 'spaguetti- western' de Clint Eastwood, confiesa que su idolo era Joselito

ROCÍO LUQUE AMAYAMÁLAGA
El hombre que silba en la ducha

¿Recuerdan las melodías silbadas de los 'spaguetti-westerns' de los años 60? ¿Quién no ha visto a Clint Eastwood en 'El bueno, el feo y el malo', 'La muerte tenía un precio' o 'Por un puñado de dólares'? En la memoria colectiva están las imágenes del desierto almeriense poblado de indios y vaqueros a todo galope, mientras suena la inconfundible banda sonora del compositor italiano Ennio Morricone. El instrumento principal de aquella composición lo 'tocaba' Kurt Savoy, que grabó los célebres silbidos asociados ya para siempre al salvaje oeste. Todos aquellos chiflidos son narrados por su autor en la biografía 'Silbidos de gloria', que ayer presentó en Málaga.

El comienzo de su historia no arranca con melodías silbadas. Kurt Savoy se dedicaba a cantar acompañado de su guitarra hasta que a sus 12 años se presentó al concurso radiofónico 'Conozca a sus vecinos', donde salto a la fama. Aquí mostró las dotes vocales que le caracterizan, sin mover un ápice de sus labios. Por supuesto, la jugada fue ganada con el abono de «20 duros» (0,60 euros) y un bote de Cola-Cao. «Cantaba una canción en la que había un solo de guitarra que no era capaz de tocar, así que se me ocurrió silbarlo. Antes solo lo había hecho en la ducha, pero la gente quedó impresionada», comenta Savoy entre risas.

Aunque su nombre artístico confunda a los presentes, el rey del silbido es tan español como el propio Joselito, del que Kurt Savoy confiesa que era ídolo. Francisco Rodríguez Muñoz es su verdadero nombre. «Al principio me puse Curro Savoy, pero Bobby Deglané me dijo que haciendo Rock and Roll no podía llamarme Curro porque parecía que iba a arrancar a cantar bulería», asegura. Por su parte, el apellido Savoy provienen de un bar al que solía ir su padre.

Como buen andaluz, Kurt Savoy introducirá en su nuevo disco, 'A mi aire', unas sevillanas que estarán acompañadas por el frecuente sabor a rock y jazz que mezcla en sus composiciones. Nuevo disco que seguirá a su biografía autorizada, 'Silbidos de gloria', escrita por Miguel Adrover (también presente ayer en Ámbito Cultural) y que relata la trayectoria de este 'sonoro' personaje.

Y es que desde que ganó el concurso de radio no ha parado. Con más de 40 discos, 130 anuncios publicitarios y un sinfín de bandas sonoras a sus espaldas, sigue recorriendo mundo a sus 63 años. Pero lo que sin duda le mando al estrellato fue la banda sonora de 'El bueno, el feo y el malo', que todo el mundo le piden que silbe y «ya empieza a estar harto», asegura.