El Guadalmedina, como siempre

Las administraciones no tienen aún la solución urbanística para el río que divide a Málaga pese a que anunciaron la realización de un estudio para el proyecto hace dos años

JESÚS HINOJOSA ÁLEX LOBERA| MÁLAGA/ FOTOS:
El Guadalmedina, como siempre

Veinticinco años después de que se construyera la presa de El Limonero, el río Guadalmedina sigue aún esperando un proyecto que culmine su integración en la ciudad y cicatrice la herida del cauce que la divide en dos mitades. Las diferentes vicisitudes por las que ha pasado esta actuación y, sobre todo, el uso partidista que del problema han hecho los responsables de las diferentes formaciones políticas en los comicios electorales de la última década, evidencian que la búsqueda de una solución urbanística eficaz para el Guadalmedina es todavía una de las principales asignaturas pendientes de las administraciones públicas para Málaga.

Entre tanto, con el paso de los meses de verano, el río vuelve a ofrecer una de las peores postales para los que visitan la capital. La maleza ha crecido considerablemente, si bien el Ayuntamiento la elimina periódicamente, y la basura -bolsas de plástico, neumáticos usados y excrementos- se acumula en numerosas zonas, lo que constituye un imagen de abandono que critican los vecinos con frecuencia. A esto, se suma el aspecto cada vez más deteriorado de las pérgolas y fuentes que a principios de la década de los noventa se realizaron en el tramo más próximo al Centro con el fin de adecentar la zona. Cristales rotos, hierros oxidados, pintadas y humedades conforman la estampa que presencian cuantos se asoman a los puentes.

Las últimas novedades para avanzar en el estudio de las diferentes alternativas que pueden plantearse para este cauce urbano fueron los encuentros que mantuvieron hace dos años responsables del Ayuntamiento, la Junta de Andalucía, la Subdelegación del Gobierno y la Cuenca Mediterránea Andaluza (CMA) coincidiendo con el año en que se conmemoró el centenario de la inundación de 1907. Entonces, se acordó que el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex), organismo dependiente del Ministerio de Fomento, hiciera un estudio sobre las posibles afecciones que puede tener en el río cualquier intervención de carácter urbano, para poder acometerla con garantías.

Prioritario

Según los plazos ofrecidos inicialmente, el estudio debería haber concluido a finales de 2008, pero aún no está listo. Así lo confirmó el presidente de la Agencia Andaluza del Agua, Juan Paniagua, quien, no obstante, señaló que el Guadalmedina es una de las prioridades que se ha marcado para su gestión desde que tomó posesión de su cargo a mediados de este año. Así, detalló que en junio se retomaron los contactos con el Cedex para la elaboración de su informe. Además, la Agencia Andaluza del Agua, de la Consejería de Medio Ambiente, ha enviado al citado organismo una serie de datos requeridos sobre la situación hidrológica del río. «Esperamos tener el estudio lo más pronto posible, ya que nos ofrecerá información sobre cuál podría ser el tratamiento para el Guadalmedina», señaló Paniagua.

Este responsable autonómico reconoció que se trata de un proyecto de una gran importancia para Málaga y aseguró que se mantendrá la coordinación con el resto de administraciones públicas a la hora de analizar los resultados del análisis del Cedex, que se marcó como paso previo a la convocatoria de un concurso internacional de ideas sobre la actuación para el río.

Fotos

Vídeos