A base de ahorros

El espíritu del 125 aniversario de la fundación de la Caja de Cádiz, germen de la actual Unicaja, sobrevuela los procesos de integración que abandera la entidad malagueña y que darán un vuelco decisivo al mapa andaluz de cajas

NIEVES CASTRO| MÁLAGA
Vista de la Caja de Ronda a principios del siglo XX. / SUR/
Vista de la Caja de Ronda a principios del siglo XX. / SUR

Todo comenzó con 40.000 pesos fuertes, al cambio actual 1.200 euros, procedentes de un testamento. Esa cantidad -toda una fortuna a finales del siglo XIX- dio origen a la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Cádiz. Al benefactor, un prócer gaditano, Diego Fernando Montañez, unieron su esfuerzo, entre otros, el cabildo catedralicio y el Ayuntamiento. La nueva entidad abrió sus puertas en el barrio del Pópulo, el 15 de agosto de 1884 y sobrevivió en solitario hasta que en 1991 se unió a las Cajas de Ronda, Almería, Málaga y Antequera para fundar Unicaja. Una alianza ganadora y de futuro.

La entidad líder hoy en Andalucía y una de las seis mayores cajas del país, abandera en la actualidad un proceso de fusión con Cajasur -paralelo a la integración anunciada con Caja de Jaén-, que cuenta ya con la bendición del Banco de España. El 'sí' del regulador es un paso más, pero decisivo en el desarrollo de una alianza que dará origen a la quinta caja de España en volumen de depósitos, a la sexta por volumen de activos y que podría llamarse Unicajasur. Nadie diría que aquellos 40.000 pesos fuertes de finales del siglo XIX alimentaran en los albores del XXI una historia que sigue en proceso de expansión.

El espíritu del 125 aniversario de la fundación de la Caja de Cádiz sobrevuela el consejo de administración que Unicaja celebrará mañana, precisamente en la 'tacita de plata', para abordar el matrimonio con Cajasur -se preveía que la unión Unicaja-Caja de Jaén podría llegar al consejo de la entidad malagueña en la segunda semana de agosto, aunque se desconoce si ante el estado del proceso con la cordobesa se planteará conjuntamente-.

Un parto imposible

La integración, de llegar a buen puerto, significará una recomposición del mapa andaluz de cajas, que quedará reducido a tres: La resultante de la unión entre Unicaja, Cajasur y Caja de Jaén, Cajasol y Caja Granada.

La entidad que pilota Braulio Medel crece como un mecano. Integrará siete cajas, contando con las cinco iniciales que se fusionaron el 31 de marzo de 1991. Aquella unión comenzó a fraguarse dos años antes, en 1989, al olor de dos tazas de café, en Almería. Medel, por aquel entonces presidente de la Caja de Ronda, mostró su inquietud por crecer a su homólogo en la Caja de Almería, Enrique Vázquez, convencido también de la necesidad de fusiones entre estas entidades en Andalucía. A la rúbrica de la escritura fundacional, realizada el 18 de marzo del 91, en Málaga, asistieron los presidentes de otras tres entidades: Por la caja de Antequera, Gumersindo Ruiz; por la Provincial de Málaga, Francisco Rodríguez Morales; y por la de Cádiz, Juvencio Maeztu. Aquella foto de familia alumbraría a la entidad que se denominó Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Ronda, Cádiz, Almería, Málaga y Antequera, comercialmente conocida como Unicaja. Un parto que parecía imposible dada las diferencias entre los interesados. La Caja de Ronda era en aquel momento, la primera en la región y ella sola tenía más tamaño que las otras cuatro entidades juntas.

De hecho, la caja presidida por Medel ocupaba el undécimo lugar en la clasificación nacional de cajas, con 348.000 millones de pesetas en recursos captados a clientes, mientras que sus aliadas no llegaban a los 100.000 millones. Además, la corporación gaditana se sumaba a la fusión tras varias advertencias de intervención por parte del Banco de España ante el incumplimiento del coeficiente de garantía.

«No se termina nada»

La posición de la caja rondeña, la única de las cinco con presencia fuera de Andalucía, en Ciudad Real, la convirtió en eje del proyecto. Pero no fue fácil, el miedo de las distintas localidades a perder protagonismo se hizo presente en el proceso.

Un recelo que tomó cuerpo de forma más evidente con la creación de la plataforma 'Ronda por su caja', un movimiento que encontró réplica, aunque en menor medida, en Antequera. No sólo las localidades malagueñas se mostraron reticentes a la integración, inesperadamente en Almería, el 'sí quiero' a la fusión se materializó en la segunda convocatoria de la asamblea. Así, surgió Unicaja.

Medel, encargado de presidir la nueva entidad -cuando también era presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA)- calificó como «trascendente» el momento de la firma y señaló entonces: «No se termina nada, sino que empieza algo». De aquella declaración han transcurrido 18 años y ahora toma plena actualidad con sendos procesos de fusión en ciernes.

La historia continúa hoy y, caprichos del destino, lo hace en un año importante para la entidad. No sólo se conmemora el nacimiento de la la más antigua de las cajas que dieron lugar a Unicaja. Además, se suman otras dos efemérides relevantes: Hace cien años que nació la Caja de Ronda y veinte desde que las cinco entidades estamparon su firma en el protocolo de fusión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos