El Clínico opera con una nueva técnica a pacientes con tumores de piel muy agresivos

Este sistema quirúrgico garantiza la extirpación completa del cáncer y una curación del 98% Se emplea para quitar lesiones malignas que se han reproducido y están localizadas en párpados, nariz o boca

ÁNGEL ESCALERA| MÁLAGA
La terapia fotodinámica es muy eficaz para ciertas lesiones cutáneas. / SUR/
La terapia fotodinámica es muy eficaz para ciertas lesiones cutáneas. / SUR

El cáncer de piel es cada vez más frecuente, pero también hay más medios para combatirlo y conseguir un elevado porcentaje de curación. El servicio de dermatología del Hospital Clínico Universitario está aplicando una técnica quirúrgica pionera (cirugía de Mohs) que permite extirpar tumores cutáneos muy agresivos de una forma muy fiable, lo que garantiza a los pacientes un 98% de curación.

Este tipo de cirugía está indicada para enfermos que sufren un cáncer basocelular o espinocelular, explicó el catedrático de dermatología y jefe de servicio de esa especialidad del Hospital Clínico, Enrique Herrera Ceballos. Añadió que ya han sido operadas con éxito 45 personas a través de la cirugía de Mohs. Los enfermos a los que se les practica esa intervención son aquellos con un cáncer de piel muy agresivo que generalmente se ha reproducido (recidivas) y está situado en zonas de la cara de difícil acceso quirúrgico, como los párpados, la nariz o la boca, explicó el director de la unidad de gestión clínica de dermatología del Clínico, Enrique Herrera Acosta.

Anatomía patológica

Este especialista puso de manifiesto las ventajas de esta técnica, ya que permite estudiar el cien por cien de los bordes de la lesión y comprobar que se han extirpado todas las células cancerígenas. Para ello, es fundamental la colaboración del servicio de anatomía patológica. Una vez que el dermatólogo extirpa el tumor por capas, el anatomopatólogo va examinando al microscopio la lesión quitada. «Primeros retiramos el tumor visible y, seguidamente, procedemos a quitar lo que llamamos el perímetro de seguridad hasta que se elimina por completo la lesión. No cerramos hasta que estamos seguro de que no queda tejido malignizado», subrayó Herrera Acosta. Añadió que la cirugía de Mohs no está indicada para el melanoma ni para tumores localizados en la espalda o en zonas fácilmente operables con la cirugía convencional.

Por su parte, el doctor Herrera Ceballos precisó que «el cáncer de piel es el más frecuente, pero no el más malo». El catedrático de dermatología destacó que tomar el sol en exceso favorece la aparición de tumores. Por eso, recomendó que se use siempre fotoprotección para reducir el impacto de los rayos solares sobre la piel. «Todas las personas deben protegerse para evitar quemaduras. Con los niños hay que extremar el cuidado», recalcó. Herrera Ceballos dijo que en las horas de mayor fuerza del sol, de doce a cuatro, lo mejor es evitar tomarlo y, en caso de hacerlo, ponerse cremas fotoprotectoras en abundancia. Señaló que esos productos deben aplicarse de media a una hora antes de exponerse al sol, repitiéndolo cada dos o tres horas, puesto que el efecto de las cremas se diluye por el sudor y el agua en caso de baño.

Por otro lado, unos 500 pacientes fueron tratados el año pasado en el servicio de dermatología del Clínico con terapia fotodinámica. Este tratamiento consiste en una técnica mínimamente invasiva que se aplica a enfermos que sufren una queratosis actínica (pequeño bulto con escamas o con costra en la superficie de la piel que puede ser inicio de un tumor) y lesiones cutáneas no pigmentadas. La terapia es ambulatoria.