La UMA encara la última fase de la ampliación centrada en la sostenibilidad del campus

Techos con paneles fotovoltaicos, luz cenital y cubiertas con vegetación. El objetivo: la lucha contra el cambio climático

PILAR R. QUIRÓS| MÁLAGA
Se inaugurará el 1 de septiembre y contará con una techumbre de paneles fotovoltaicos. / SALVADOR SALAS/
Se inaugurará el 1 de septiembre y contará con una techumbre de paneles fotovoltaicos. / SALVADOR SALAS

Guarda entre sus cajones, como un tesoro, la última fase de la ampliación del campus universitario en Teatinos. El vicerrector de Infraestructuras, Rafael Morales, explica entusiasmado que en los últimos meses la sostenibilidad se ha alzado como un valor básico en la urbanización y construcción de los nuevos edificios.

De hecho, y como prueba de esta nueva filosofía, que tiene como objetivo la lucha contra el cambio climático, la facultad de Psicología será un estandarte en lo que a edificios bioclimáticos se refiere. Con un diseño, que resulta muy innovador, pero que bebe de las escuelas de grandes arquitectos de los años 50, este centro -cuya fachada se contonea para crear dinamismo-, está pensado para aprovechar la luz cenital (es decir, el máximo aprovechamiento de la luz natural) y tendrá amplios espacios de comunicación interiores que favorecerán el intercambio entre los miembros de la comunidad universitaria.

Además, contará un sistema de reciclado de agua procedente de lavabos y fregaderos, para lo que se servirá de una pequeña depuradora, y tendrá una cubierta vegetal en su techumbre formada por especies propias del monte mediterráneo, que producirá una sombra en los patios interiores y así se mejorará el rendimiento energético del edificio, como cuenta Rafael Morales, que añade que este compromiso por la sostenibilidad ya se ha suscrito en un portal internacional de gran prestigio como es el 'Climate Neutral Network', y al que la Universidad de Málaga ha sido de las primeras del mundo en incorporarse.

El edificio de Psicología aún está en fase de redacción del proyecto, pero la Escuela de Ingenierías, que acogerá a la Politécnica e Industriales y el Complejo de Estudios Sociales y Empresariales (que incluirá la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales y Facultad de Estudios Sociales y del Trabajo), se inaugurarán en septiembre y octubre, respectivamente. Por estos motivos, los edificios que ya se han acabado se están empezando a amueblar y a rellenarse con los materiales básicos para empezar el curso.

Estos dos centros contarán con dos cubiertas fotovoltaicas. El de Ingenierías tendrá una superficie de 4.000 metros cuadrados y será capaz de suministrar 700 kilovatios, y el de Estudios Sociales y del Trabajo está a punto de sacarse a concurso. La primera fase de urbanización del campus ya está concluida y para llenarlo de verde se utilizarán arbustos propios del monte mediterráneo como el tomillo y el romero, y árboles como los almencinos, así como olivos y palmeras washingtonias, que -aunque no son propias- se adaptan muy bien. La vegetación se regará con agua no potable de pozo.

Por último, la UMA hace un guiño al estilo 'british' de la Universidad de Cambrigde, y así está previsto que el arroyo Las Cañas, que atraviesa el nuevo campus, vaya el máximo tiempo de su recorrido al descubierto y que sus laderas se acondicionen para crear un bosque de ribera mediterráneo.