El quirófano del futuro

La realidad aumentada permite reducir riesgos y costes en cirugía a partir de la reconstrucción por ordenador del cuerpo del paciente

M. MARTÍNEZ| MÁLAGA
Jorge Cortell inauguró ayer el congreso en la Facultad de Derecho. /  CARLOS MORET/
Jorge Cortell inauguró ayer el congreso en la Facultad de Derecho. / CARLOS MORET

Virtual: que tiene existencia aparente y no real. Realidad: existencia real y efectiva de algo. A simple vista parecen términos totalmente contrapuestos. Sin embargo, son complementarios. De ahí parte la realidad aumentada, una técnica que añade información virtual a la física ya existente. Y ahí radica la principal diferencia: no sustituye a la realidad física, sino que sobreimprime los datos informáticos al mundo real. Son muchas sus aplicaciones, desde mecánica y navegación a arquitectura o arqueología. Pero también medicina. En este caso, tras un análisis previo, permite al cirujano superponer información -por ejemplo, la delimitación de los bordes de un tumor-, minimizando el impacto de la intervención y reduciendo riesgos.

Así lo explicaba ayer el director general de la empresa de software libre Kanteron Systems, Jorge Cortell, durante la inauguración de la XXV edición de Terena Networking Conference, un congreso internacional sobre redes académicas que reúne en la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga hasta el jueves por primera vez en España a 450 expertos en nuevas tecnologías para analizar las posibilidades que ofrecen las redes a la hora de abordar avances médicos, medioambientales, culturales e incluso sociales. 'Virtualidad en la realidad' es el título del encuentro de este año, cuya jornada de apertura estuvo protagonizada por Jorge Cortell. El empresario e informático llenó el auditorio de gafas 3D para comprobar las ventajas de una técnica que parte de la reconstrucción en tres dimensiones de las estructuras internas del paciente para sobreponerlas sobre el vídeo del mismo.

«Se reducen errores porque el cirujano dispone de más información, eso facilita la localización de problemas, como tumores o estenosis y, a su vez, evita la cirugía invasiva, además de que reduce el uso de medicinas, el tiempo de rehabilitación, el dolor del paciente, y todo ello redunda en menos incisiones, y por tanto menos riesgo y menos costes», aclara Jorge Cortell sobre este sistema que ya se ha aplicado en Estados Unidos y Japón, y que en España aún se encuentra en fase de negociaciones para empezar a funcionar.

Encuentro en Málaga

Era sólo el aperitivo de cuatro días en los que la Facultad de Derecho será testigo de las más avanzadas demostraciones que implica el cada vez más estrecho tándem universo virtual-medicina. Como destacaba ayer el coordinador del congreso y administrador de sistemas y servicios telemáticos de la UMA, Victoriano Giralt, se ofrecerán clases de anatomía en tres dimensiones y telemedicina. Pero, además, durante el encuentro, el equipo de Análisis Matemáticos de la UMA recreará la formación de un tsunami o la explicación de cómo prevenir incendios forestales.

El capítulo cultural lo pondrá el profesor del Conservatorio Superior de Música de Parma Francesco de Mattia, que ofrecerá dos conciertos con un instrumento inexistente, el epigonion, reconstruido utilizando un software para recrear el sonido que proporcionaba en la Antigua Grecia. Asimismo, el congreso propone la posibilidad de que los universitarios de la UMA tengan acceso gratis a Internet en el autobús número 20, que conecta el centro con el campus de Teatinos.