El Clínico estrena peluquería

Los miércoles toca sesión de peinado, corte de pelo y afeitado para los pacientes del hospital que lo soliciten. Los cuidados, gratuitos, los ofrecen alumnos de un centro estético

ÁNGEL ESCALERA| MÁLAGA
Dos peluqueras en formación peinan a una paciente. / SUR/
Dos peluqueras en formación peinan a una paciente. / SUR

'Cuidamos tu imagen dentro del hospital'. Así se denomina un programa que ha empezado a desarrollar el Clínico Universitario en colaboración con el grupo Nebro. Alumnos del último curso de ese centro estético peinan, pelan y afeitan una vez a la semana, de forma gratuita, a pacientes que previamente lo han solicitado. Esta actividad ha sido muy bien acogida por los enfermos. Tanto hombres como mujeres piden que se les mejore su aspecto con un peinado, un afeitado o un pelado.

La enfermera responsable del programa, Concha de la Rubia, explica que se trata de que los pacientes se sientan mejor con su imagen en el tiempo que están hospitalizados. «Habíamos recibido protestas de usuarios que se quejaban de que no se les afeitaba o peinaba. Para mejorar esa situación nos pusimos en contacto con Jorge Salazar, propietario del grupo Nebro, para que alumnos de su centro viniesen al hospital. Tras decirnos que sí, se ha formalizado un acuerdo», relata la enfermera.

Posible ampliación

Tres chicos y tres chicas acuden al Clínico los miércoles. De diez de la mañana a dos y media de la tarde atienden a los enfermos que previamente lo hayan solicitado. En vista del éxito del programa, el hospital bajara la posibilidad de ampliarlo y que los peinados, afeitados y cortes de pelo se hagan más días. «Cada vez hay más pacientes que quieren que los peinen. En contra de lo que puede pensarse, hay más peticiones por parte de hombres, a los que se les ofrecen afeitados con maquinilla y cortes de pelo, que de mujeres, a las que se les peina y pela», señala Concha de la Rubia. «La llegada de los peluqueros es recibida con gran alegría. A los pacientes les gusta mejorar su imagen. Es gracioso que enfermos mayores quieran que se les corte el pelo como a un chaval de veinte años y pidan que les pongan espuma. Cuando informamos de que este servicio es gratuito, mucha gente no se lo cree», explica la enfermera.

«Y es que los alumnos del grupo Nebro que vienen peinan estupendamente», asegura De la Rubia, a la que cada martes llama el propietario del centro de belleza para saber el número de pacientes que han pedido servicio de peluquería.