Justicia informará esta semana sobre la situación de los bengalíes de Melilla

Gutiérrez sostiene que el Gobierno tiene la obligación de tomar una decisión aunque «sin violentar la ley, sin hacer agravios comparativos y sin interferir en las órdenes judiciales. El diputado valora el esfuerzo «importante» que está haciendo el Ejecutivo de Imbroda

VENTURA GARCÍA| MELILLA
PP. Antonio Gutiérrez muestra la solicitud de información cursada el 29 de abril. / V. GARCÍA/
PP. Antonio Gutiérrez muestra la solicitud de información cursada el 29 de abril. / V. GARCÍA

El diputado nacional por Melilla confirmó ayer que la Secretaría General de Justicia se ha comprometido a hacer público, antes de que acabe la semana, el informe jurírido sobre la situación de los inmigrantes bengalíes que residen en Melilla. Antonio Gutiérrez, que desconoce hasta que punto «la ausencia de noticias es una buena noticia» para los irregulares, solicitó el pasado 29 de abril al ministerio que detallara cuáles son ahora las condiciones juridicas de un colectivo que lleva casi cuatro años esperando sus papeles.

El parlamentario del Partido Popular está convencido de la necesidad de que el Gobierno de la Nación adopte alguna medida para, «sin violentar la ley, sin hacer agravios comparativos y sin interferir en las órdenes judiciales», solucionar el problema de los bengalíes. «Me consta», añadió el diputado, «el esfuerzo del presidente Imbroda y su Gobierno».

El Partido Popular defiende la necesidad de que todas las formaciones políticas aúnen sus esfuerzos y busquen soluciones a la situación que viven en Ceuta y Melilla los inmigrantes bengalíes. Antonio Gutiérrez sostiene que el futuro de los asiáticos pasa por la actitud que adopte respecto a ellos el Gobierno de la Nación y por la aplicación que los jueces hagan de la ley.

Aunque el parlamentario insiste en no crear falsas expectativas a los 63 bengalíes que residen en el CETI de Melilla, sí reconoce que su situación es «francamente especial y muy compleja». Gutiérrez apuesta por que los partidos políticos, que hasta ahora han actuado de forma independiente, trabajen unidos para aportar soluciones al colectivo.

El diputado anunciótambién que, en compañía del senador y presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, se reunirá en Madrid con el máximo responsable de la Asociación Cultural Centro de Bangladesh en Cataluña, Sattar Azad. El objetivo de ese encuentro, para el que aún no hay fecha, es explicar cuál es la posición del PP y transmitirle su interés y voluntad por aunar los esfuerzos políticos para resolver este complicado problema.

Esfuerzos

Los 63 bengalíes que desde hace tres años residen en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla recogieron más de 15.000 firmas de apoyo para reclamar al Gobierno que legalice su situación en España y anule la orden de expulsión que pesa sobre ellos. Esta campaña de recogida de firmas, que se puso en marcha en febrero con la colaboración de varias organizaciones no gubernamentales, viene a sumarse a las concentraciones que cada sábado realizan en el centro de la ciudad, sentadas pacíficas con las que tratan de recordar al Ejecutivo de la Nación que sus regiones de origen están azotadas por la pobreza, las inestabilidades políticas y los desastres naturales.

También tratan de saber por qué inmigrantes subsaharianos o argelinos han tenido muchas más facilidades que ellos para quedarse en España. Casi todos los bengalíes llegaron a Melilla entre finales de 2005 y comienzos de 2006; desde entonces, han visto entrar y salir del CETI a cientos de personas.

Los bengalíes aseguran que tuvieron que vender lo poco que tenían para iniciar un viaje hacia la ciudad autónoma que, en muchos casos, se prolongó durante dos años. Al margen de dejar atrás su tierra, estos jóvenes inmigrantes han sido víctimas de las mafias y se han enfrentado hasta llegar a Melilla a multitud de dificultades. Volver a Bangladesh después de tanto tiempo sería para ellos, aseguran sin dudarlo, «peor que la muerte».

Tampoco la situación actual de su país, con un Gobierno al que casi no se reconoce desde la comunidad internacional, contribuye a ejecutar con garantías la repatriación de los 63 bengalíes. Ellos sostienen que su comportamiento en España ha sido intachable, que cuentan con el respaldo y el cariño de los melillenses y que se han formado en el CETI para aprender una profesión. Son motivos suficientes, afirman, para buscarse un futuro mejor en este país.

Justicia

El presidente de la Ciudad, por su parte, reconoce que no alcanza a entender por qué «otros salen y ellos no», en referencia a los subsaharianos y argelinos que a lo largo de los últimos tres años han ido abandonando el CETI rumbo a la península. «No lo comprendo», apuntó el presidente, «no tiene sentido que los dejen en Melilla, una ciudad con menos recursos y más limitada». «¿Qué pasa aquí?», se preguntó Juan José Imbroda, «¿es que otros inmigrantes tienen más derechos?». En declaraciones a Onda Cero, el líder del Ejecutivo local animó al Gobierno central a «ponerse a trabajar por los derechos humanos».