La Universidad Rey Juan Carlos da marcha atrás y decide no invitar a Julián Muñoz

El ex alcalde asegura que ha sido él quien ha declinado la oferta del centro

M. J. CRUZADO| MARBELLA

Julián Muñoz no asistirá a los cursos de verano de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid como invitado a la ponencia 'Periodismo y corrupción política». El periodista Juan Luis Galiacho, director del curso, anunció ayer el cambio de planes para evitar que la imagen del centro se vea dañada. «Siendo el objetivo de este curso el combate de las instituciones del Estado de Derecho contra la corrupción política y no deseando que pueda derivarse ninguna interpretación confusa al respecto que pueda manchar la imagen de la Universidad, la dirección del curso ha decidido no contar con la presencia del señor Muñoz», concluía el comunicado.

La Universidad, que tenía prevista la presencia de Muñoz el próximo 7 de julio, reiteró ayer que nunca llegó a invitarlo como ponente y que, en consecuencia, nunca habría recibido remuneración alguna. El ex alcalde de Marbella envió ayer otro comunicado en el que confirmó que no asistirá a la ponencia, aunque con un ligero matiz. Según el escrito, ha sido él quien ha decidido no acudir al curso. «Sólo pretendía aclarar cuestiones relacionados con el 'caso Marbella», apuntó. Muñoz reiteró que su presencia era como invitado, no como ponente, y que ni pidió ni le ofrecieron compensación económica alguna.

La decisión se produce después de la polvareda levantada por la presencia del ex alcalde marbellí, que actualmente cumple condena por varios delitos urbanísticos en tercer grado penitenciario además de estar imputado en medio centenar más de causas judiciales.

Juez Santiago Torres

El curso corría el peligro, además, de quedarse sin el resto de los ponentes, entre ellos el juez Santiago Torres, que horas antes de conocer la decisión de la Universidad, dudaba de su asistencia. «Antes de decidir si asistiré al curso tendré que hablar previamente con el centro pero dudo que comparta escenario con ese señor en ningún momento de mi vida».

Según el magistrado que llevó a la cárcel a Jesús Gil por el 'caso Camisetas', «poner a Julián Muñoz de ejemplo de corrupción es juntar el hambre con las ganas de comer. Me reservo el derecho a compartir mesa con quien no me es agradable y con sujetos que han sido objeto de mi labor como juez. Además, de ir no sé si sería capaz de aguantar tanto morro», añadió.